La estatura de una persona puede ser un indicativo de su riesgo de sufrir cáncer, incluidas las formas más comunes de la enfermedad, como el de mama, ovárico, leucemia y melanoma maligno.

Ésa es la conclusión de un estudio que siguió durante 10 años a más de un millón de mujeres en el Reino Unido.

Según los científicos de la Universidad de Oxford, Inglaterra, por cada 10 centímetros de incremento sobre la medida promedio del grupo, hay un aumento de 16% en el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Los investigadores también revisaron los estudios publicados en el pasado sobre la asociación entre la estatura y el riesgo de cáncer en otras regiones del mundo.

Y encontraron \”resultados muy consistentes\” en poblaciones de otras regiones del mundo sobre la incidencia y mortalidad por cáncer vinculados a la estatura de los pobladores, afirma el estudio publicado en The Lancet Oncology (doi:10.1016/S1470-2045(11)70154-1) .

Los investigadores creen que el hallazgo podría explicar la mayor incidencia de cáncer que se ha visto en varios países cuya estatura promedio aumentó durante el siglo XX.

Los investigadores analizaron los registros de salud de 1,3 millones de mujeres que participaron en el Programa de Revisión de Mamas del Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido entre 1996 y 2001.

Las participantes, cuya edad promedio era de 56 años, debían llenar cuestionarios sobre su estatus social, demográfico y factores de estilo de vida, y se tomaron mediciones de su estatura y peso corporal.

\”El vínculo entre la estatura y el riesgo de cáncer parece ser común para varios tipos diferentes de cáncer y en diferentes personas, lo que sugiere que puede haber un mecanismo común básico que quizás actúa en los primeros años de vida cuando la gente está creciendo\”  Dra. Jane Green

Los investigadores dividieron a las mujeres en seis categorías basadas en su estatura: aquéllas que medían menos de 155 cm., las de entre 155 y 159,9 cm., de 160 y 164,9 cm., 165 y 169,9 cm., 170 y 174.9 cm., y 175 o más cm. En cada una de las categorías se estableció una medida promedio.

El estudio siguió un registro de las participantes durante casi 10 años y se encontró que en ese período habían ocurrido unos 97 300 casos de cáncer entre las mujeres.

Cuando se comparó la incidencia de la enfermedad con la estatura de las mujeres se encontró un vínculo entre la mayor estatura (en base a la medición promedio de cada grupo) y el mayor riesgo de cáncer.

Los científicos tomaron en cuenta factores como el nivel socioeconómico, el consumo de alcohol y tabaco. Y encontraron diferencias importantes.

\”Las mujeres de más estatura tienden a ser de estatus socioeconómicos más altos, a beber más alcohol, a ser más activas, a tener la menarquia (primera menstruación) a una edad más tardía, a tener menos hijos y a tener su primer hijo más tarde en la vida que las mujeres más bajas\” explica la doctora Jane Green, principal autora del estudio.

\”Las mujeres más altas mostraron menos probabilidades de ser obesas o de fumar en el momento de la investigación\”.

La estatura promedio de la población estudiada fue de 160,9 cm. y los resultados mostraron que por cada 10 cm. sobre esta medida el riesgo de cáncer se incrementaba 16%.

Entre los tipos de la enfermedad en los que la estatura tuvo un mayor impacto estaban el de mama, ovario, útero, colon y recto, leucemia y melanoma maligno.

La doctora Green y su equipo también revisaron diez estudios publicados previamente en otros países sobre el vínculo entre estatura y riesgo de cáncer. Los resultados, dicen, fueron similares.

\”Encontramos que el vínculo entre la mayor estatura y el incremento total en el riesgo de cáncer es similar a lo largo de muchas poblaciones diferentes de Asia, Australasia, Europa y Norteamérica\” dice Jane Green.

\”El vínculo entre la estatura y el riesgo de cáncer parece ser común para varios tipos diferentes de cáncer y en diferentes personas, lo que sugiere que puede haber un mecanismo común básico que quizás actúa en los primeros años de vida cuando la gente está creciendo\”, agrega la investigadora.

Los científicos no saben cuál puede ser ese mecanismo común.La estatura está determinada por varios factores genéticos y biológicos, los cuales no pueden modificarse.Y también intervienen factores ambientales como la dieta y el nivel de las hormonas de crecimiento, los cuales parecen ofrecer cierta protección a la gente alta.

\”Por supuesto no podemos cambiar la estatura que tenemos. Ser alto también ha sido vinculado a un menor riesgo de otras enfermedades, como las del corazón\”, explica la científica.

En efecto, un estudio publicado en 2009 en European Heart Journal encontró que quienes miden menos de 165 centímetros -en hombres- y menos de 153 cm. -en mujeres- tienen más riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y morir de ellas que quienes son más altos.
Julio 22/2011(Diario Salud)

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu tienen acceso al artículo a texto completo a través de Hinari.

Jane Green, Benjamin J Cairns, Delphine Casabonne, F Lucy Wright, Gillian Reeves, Valerie Beral.Height and cancer incidence in the Million Women Study: prospective cohort, and meta-analysis of prospective studies of height and total cancer risk. Publicado en The Lancet Oncology.Julio 22/2011

julio 25, 2011 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Investigaciones, Oncología | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración