El encuentro sexual y el orgasmo son momentos de mucho placer pero en algunas personas desencadenan tristeza y melancolía. Este problema, llamado disforia postcoital, es más común de lo que se pensaba porque afecta a una de cada tres mujeres.

A dichas conclusiones llegó un estudio de la Universidad de Queensland (Australia). \”En circunstancias normales, la fase de resolución de la actividad sexual o el período posterior al sexo genera una sensación de bienestar y una relajación psicológica y física. Sin embargo, los individuos con disforia postcoital se sienten melancólicos, tienen ganas de llorar, están ansiosos, irritables o inquietos\”, dijo Robert Schweitzer, uno de los autores.

Sus conclusiones fueron publicadas en la International Journal of Sexual Health.

Los autores trabajaron con 200 mujeres jóvenes y analizaron sus hábitos sexuales y sensaciones al respecto. Notaron que una de cada tres voluntarias había experimentado una disforia postcoital en algún momento. \”El 32,9% de las mujeres dijo que había tenido algún síntoma de disforia postcoital al menos una vez en su vida. Pero lo más sorprendente fue que 10% reconoció que experimentaba los síntomas algunas veces o la mayoría de las veces\”, dijo Schweitzer.

\”Generalmente se piensa que las mujeres que sufrieron un abuso sexual asocian los encuentros sexuales posteriores al trauma del abuso y desarrollan sensaciones de vergüenza, culpa, castigo y pérdida. En nuestra investigación, el estrés psicológico solo se asoció modestamente a la disforia postcoital\”, explicó.

El experto señaló que, por lo tanto, esta enfermedad estaría asociada a factores como la predisposición biológica.
julio 20/2011 (Diario Salud)

Nota: La revista no está disponible para el dominio *sld. cu. Le ofrecemos el resumen del artículo.

Brian S. Bird, Robert D. Schweitzer & Donald S. Strassberg. The Prevalence and Correlates of Postcoital Dysphoria in Women. International Journal of Sexual Health, volumen 23(1), febrero 2011, pages 14-25.

Resumen: This study examined the lifetime and 4-week prevalence of postcoital dysphoria (PCD) and its relationship with psychological distress and reports of past sexual abuse. Among 222 female university students, 32.9% reported having ever experienced PCD whereas 10% reported experiencing PCD in the previous 4 weeks. Multiple regression analyses revealed support for the hypothesis that lifetime and 4-week prevalence of PCD would be positively correlated with psychological distress. Lifetime prevalence of PCD, but not 4-week prevalence, was also correlated with reports of childhood sexual abuse. These factors explained only minimal variance in PCD prevalence, prompting further research into this significantly underinvestigated sexual difficulty.

julio 23, 2011 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Sexología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración