El \”síndrome del corazón roto\”, una forma temporal de insuficiencia cardiaca aguda causada por un debilitamiento repentino del músculo cardiaco, podría afectar a más personas de lo que se pensaba, sugiere un estudio reciente.

La afección, también conocida como \”cardiomiopatía por estrés\”, por lo general afecta a mujeres postmenopáusicas, y normalmente es desencadenada por un evento profundamente estresante, como una separación sentimental, el abuso doméstico o la muerte inesperada de un ser querido. Sin embargo, en este estudio los investigadores encontraron que esta afección también puede desarrollarse en personas más jóvenes, en hombres e incluso en los que no pueden identificar un evento estresante desencadenante.

Los investigadores analizaron a 256 pacientes de cardiomiopatía por estrés en siete centros de atención terciaria, tanto en Europa como en Norteamérica, durante un periodo de cinco años. La gran mayoría (81%) de los participantes del estudio eran mujeres postmenopáusicas; 8% tenía menos de cincuenta años, y los hombres conformaban el11% de los casos.

En 71% de los pacientes, los investigadores identificaron un evento estresante significativo menos de 48 horas antes del desarrollo de la afección cardiaca. De esos casos, el 30% de los desencadenantes tuvieron que ver con estrés emocional, y el 41% fueron resultado de estrés físico. En el momento del tratamiento, el 87% de los pacientes presentaron electrocardiogramas anómalos.

Aunque hallaron estresores claramente identificables en apenas dos tercios de los pacientes, los investigadores señalaron que estudios anteriores reportaron esos desencadenantes emocionales o físicos en hasta 89% de los pacientes de síndrome del corazón roto.

\”Nuestra gran cohorte en centros múltiples demuestra que la ausencia de un evento estresante identificable no descarta el diagnóstico, y por tanto, los mecanismos precipitantes podrían ser más complejos y tener que ver con los sistemas vascular, endocrino y nervioso central\”, escribieron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la revista.

Además, los investigadores revelaron que la angiografía coronaria mostró arterias coronarias sanas en 75% de los pacientes.

Las imágenes de resonancia magnética cardiovascular (RMC) también permitieron a los investigadores diagnosticar la cardiomiopatía por estrés por medio de síntomas como inflamación del corazón, un aspecto distintivo del músculo cardiaco en movimiento conocido como patrones de inflamación (ballooning patterns), una función reducida en el ventrículo izquierdo de los pacientes, marcadores de inflamación cardiaca y la ausencia de tejido muerto o tejido conectivo excesivo.

Los investigadores anotaron que las imágenes por RMC podrían proveer pistas específicas para ayudar a los médicos a diagnosticar y gestionar la cardiomiopatía por estrés antes. Por ejemplo, la función reducida del ventrículo izquierdo por lo general se puede revertir.

Los autores del estudio concluyeron que una variedad más amplia de personas que podrían desarrollar cardiomiopatía por estrés tal vez haga que la afección sea más difícil de detectar de lo que se pensaba. Una mayor concienciación de sus hallazgos es crítica para un diagnóstico y tratamiento adecuados de la afección, apuntaron.

El estudio aparece en la edición del 20 de julio de la revista JAMA (doi:10.1001/jama.2011.992).
julio 19/2011 (HealthDay News)

Ingo Eitel, Florian von Knobelsdorff-Brenkenhoff, Peter Bernhardt,Iacopo Carbone, Kai Muellerleile, Annachiara Aldrovandi, et. al. Clinical Characteristics and Cardiovascular Magnetic Resonance Findings in Stress (Takotsubo) Cardiomyopathy. JAMA. 2011;306(3):277-286.

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración