El aprendizaje de la lectura, un fenómeno muy reciente como para haber influido en la evolución genética, tiene un impacto importante sobre el cerebro, que se adapta y utiliza, con independencia de la edad de alfabetización, regiones cerebrales destinadas a otras funciones.
\”No hay un sistema cerebral innato especializado en la lectura, tenemos que hacer bricolaje, utilizar sistemas que ya existen\”, explicó Laurent Cohen, investigador del Instituto Nacional de Salud y de Investigación Médica de Francia (INSERM) y uno de los responsables del estudio publicado en la revista Science, conjuntamente con Stanislas Dehaene.
Los investigadores lograron medir, a través de imagen por resonancia magnética (IRM), la actividad cerebral de 63 adultos voluntarios con diferentes índices de alfabetización: diez personas analfabetas, 22 personas alfabetizadas en edad adulta y 31 personas escolarizadas desde la infancia.
La investigación se realizó en Portugal y Brasil, países en los que hasta hace unas décadas era \”relativamente frecuente\” que los niños no fueran escolarizados. Los adultos fueron sometidos a diferentes estímulos, tales como frases orales y escritas, palabras, rostros, etc.
Los expertos constataron que el impacto de la alfabetización sobre el cerebro \”era mayor que lo que estudios precedentes daban a entender\” y concernía tanto a las áreas visuales del cerebro como las utilizadas para hablar.
\”El aprendizaje de la lectura activa el sistema visual en las regiones especializadas en la forma escrita de las letras, lo que es normal, pero también en las regiones visuales primarias a las que llega toda la información visual\”, precisó Cohen.
En las personas que aprenden a leer las respuestas aumentan en las regiones primitivas \”cuando presentamos tableros horizontales, puesto que nuestra lectura es horizontal, y no cuando presentamos tableros verticales\”, destacó el investigador.
El cerebro recurre también a las zonas especializadas en la lengua escrita, ya que la lectura \”activa el sistema del habla\” para tomar consciencia de los sonidos y permite \”establecer relaciones entre el sistema visual y el sistema del habla, las letras escritas y los sonidos\”, subrayó Cohen.
El aprendizaje de la lectura, incluso en la edad adulta, provoca en el cerebro una redistribución de una parte de sus recursos. De esta manera, el reconocimiento visual de los objetos y las caras cede parcialmente terreno a medida que aprendemos a leer y se desplaza \”parcialmente hacia el hemisferio derecho\”. Aún se desconoce si aprender a leer tiene una consecuencia negativa sobre la capacidad de reconocimiento de los rostros.
Los investigadores constataron que la alfabetización en la edad adulta tiene el mismo impacto en el cerebro que el aprendizaje durante la infancia. En los adultos que aprenden a leer, \”los cambios que esto provoca son casi los mismos\” que en los que se alfabetizaron en edades tempranas, aunque no se obtienen tan buenos resultados por la falta de entrenamiento, concluyó Cohen.
París, noviembre 11/2010 (AFP)

noviembre 13, 2010 | Lic. Sandra Rodríguez García | Filed under: Neurología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2010
    L M X J V S D
    « oct   ene »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración