El primer estudio de angioplastia con ayuda de robots, llevado a cabo en Colombia, demostró que es posible y conveniente realizar de esta forma el procedimiento común en el tratamiento de ataques cardíacos.
El estudio fue dirigido por Juan F. Granada, quien presentó los resultados en el 22 Simposio Científico de Terapia Cardiovascular “Transcateter”, patrocinado por la Fundación de Investigación Cardiovascular, que se inauguró en Washington.
En declaraciones a Efe, Granada explicó que la primera fase de la investigación se realizó con ocho pacientes en el Instituto Cardio-Neuro-Vascular CORBIC, ubicado en el municipio colombiano de Envigado, y que para la segunda etapa se espera poder hacerlo con un grupo mayor. Todos los pacientes mostraban evidencias de isquemia del miocardio, una insuficiencia del flujo sanguíneo al corazón.
Cada año más de un millón de personas en Estados Unidos se somete a una angioplastia o intervención coronaria percutánea (ICP), como tratamiento para la isquemia del miocardio o el infarto del miocardio. El objetivo es abrir una arteria coronaria obstruida de manera que se normalice el flujo sanguíneo al músculo cardíaco.
La ICP es un tratamiento de emergencia que requiere una sala de cateterismo con equipo especial, aparatos de rayos X y personal experto. El método consiste en la inserción de un catéter en la arteria femoral, en el área de la ingle. Con la guía de rayos X se lleva el catéter hasta la aorta y luego a la arteria coronaria afectada. En el punto de obstrucción se usa un globo para abrir la arteria y ocasionalmente se implanta un \”stent\” o tubo de malla metálica que mantendrá la arteria abierta.
La práctica actual de ICP presenta limitaciones y peligros potenciales tanto para el paciente, por la exposición a la radiación y el uso de compuestos de contraste para la imagen, y para el personal que realiza el procedimiento que está expuesto a la acumulación de radiación y a la tensión en la columna vertebral.
La ICP con ayuda robótica disminuye la exposición a la radiación y el uso de compuestos de contraste, y se mejora la precisión técnica en el procedimiento. \”El uso de robot es un avance muy interesante en las intervenciones cardiológicas\”, dijo Granada, quien fundó el Instituto CORBIC y es director médico del Centro Jack H Skirball para Investigación Cardiovascular, en Nueva York.
“El operador puede hacer el procedimiento desde una consola de control remota, protegida de la radiación. La experiencia inicial con el uso del sistema ha demostrado una eficacia que es comparable con la ICP manual\”, agregó.
En el estudio, el operador usó un sistema de control remoto capaz de avanzar, retirar y rotar alambres de guía de 0,35 milímetros de espesor y sistemas rápidos de intercambio de catéter. \”La gran precisión que se logra con el robot mejora el procedimiento para el paciente, y pudimos comprobar que se usa menos compuesto de contraste que en el procedimiento manual\”, destacó el especialista.
Con ese sistema, el operador manipuló los instrumentos de intervención con controles como los de los juegos de vídeo (joysticks) mientras estaba sentado cómodamente en la cabina blindada contra radiación. Los expertos hicieron un seguimiento de los pacientes hasta 30 días después de la intervención y, según Granada, todos cumplieron los criterios de seguridad técnica establecidos para la evaluación final. La ICP con ayuda de robot se probará en varios centros médicos de Estados unidos, concluyó.
Washington, septiembre 21/2010 (EFE)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2010
    L M X J V S D
    « ago   oct »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración