Un estudio británico desveló que dos variantes genéticas hacen a unas personas más sensibles a desarrollar meningitis meningocócica y septicemia, así como otras enfermedades autoinmunes.
La investigación, dirigida por el Imperial College de Londres y el Instituto de Genoma de Singapur y publicada en la revista Nature Genetics, se trata del mayor estudio sobre estas enfermedades en el que se compararon los mapas genéticos de 1500 personas -del Reino Unido, Holanda, Austria y España- que desarrollaron meningitis meningocócica con los de 5000 participantes sanos.
Los resultados mostraron que los pacientes que sufrieron estas afecciones cuentan con diferencias genéticas innatas en sus defensas naturales que les incapacitan para “luchar con éxito” contra la bacteria que causa la meningitis y la septicemia. Los expertos descubrieron variaciones genéticas en los genes del factor H, así como en sus proteínas asociadas, reguladores del sistema complemento, fundamental en el sistema inmunitario.
La bacteria meningocócica consigue atacar este factor, de forma que el cuerpo no reconoce a la bacteria como una intrusa y lo utiliza como un “caballo de Troya”, inhabilitándolo para evadir las defensas humanas. “A pesar de que la mayoría de las personas se infecta por esta bacteria alguna vez en su vida, solo una de cada 40 000 desarrolla la enfermedad\», explicó el doctor Michael Levin, del departamento de Pediatría del Imperial College.
Por ello, uno de los objetivos del estudio era averiguar por qué algunos pacientes sufren meningitis y otros parecen ser naturalmente inmunes a la bacteria. Con estos resultados \»se aportan evidencias de que el factor genético resulta determinante en este aspecto\». Los investigadores se centraron en conocer de forma precisa cómo estas variantes genéticas descubiertas afectan a la actividad del factor H y sus proteínas.
Aunque existen múltiples bacterias y virus que provocan la meningitis, esta bacteria es la responsable de una de las formas más agresivas de la enfermedad, la meningitis meningocócica, que es mortal en uno de cada diez casos. La septicemia meningocócica es una infección sanguínea asociada a veces a esta condición.
Esta enfermedad afecta principalmente a bebés, niños y jóvenes de una forma muy agresiva, poniéndolos en estado crítico rápidamente. En la actualidad, existen vacunas contra algunas de las formas de esta bacteria, por lo que los expertos confían en poder lanzar una que sea efectiva contra las del grupo B, para la cual no existe inmunización lo que ha provocado miles de muertes en niños y adultos en el mundo.
Madrid, agosto 9/2010 (Europa Press)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración