Un nuevo descubrimiento acerca de la relación entre la diabetes mellitus y la obesidad podría ayudar a las compañías farmacéuticas a diseñar versiones más seguras de fármacos como Avandia, de Glaxo, dijeron investigadores estadounidenses.
Los expertos creían que Avandia y Actos, de Takeda Pharmaceutical Co, funcionaban estimulando una proteína conocida como PPAR-gamma.
Ahora especialistas señalaron que los fármacos también actúan en la resistencia a la insulina desarrollada por los diabéticos, pero mediante un camino diferente. Por eso, piensan que sería posible ajustar los medicamentos de esta clase para superar algunos de sus efectos secundarios.
\”Nuestros resultados sugieren fuertemente que los buenos y malos efectos (…) pueden separarse diseñando fármacos de segunda generación que se centren en el mecanismo recientemente descubierto\”, dijo Bruce Spiegelman, del Instituto del Cáncer Dana-Farber, en Boston, que trabajó en el estudio publicado en la revista Nature.
Avandia y Actos, conocidos genéricamente como rosiglitazone y pioglitazone, son muy usados para compensar los cambios relacionados con la obesidad en la respuesta de una persona a la insulina, que lleva a la diabetes mellitus.
Ambos fármacos aumentan el riesgo de fracturas y falla cardíaca y varios reportes asociaron a Avandia con una mayor probabilidad de sufrir infartos y accidentes cerebrovasculares.
Este mes, un panel asesor de la Administración Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) halló datos que plantearon dudas en relación a los riesgos cardíacos relacionados con Avandia, pero no fueron suficientes para ordenar su retiro del mercado.
Los fármacos actúan sobre una proteína llamada PPAR-gamma, hallada mayoritariamente en las células de grasa, que regula los genes involucrados en la respuesta del cuerpo a la insulina.
Los científicos creían que los medicamentos funcionaban estimulando esta proteína, haciendo que aumentara la actividad de algunos genes y afectara la de otros.
Los expertos de Dana-Farber y un equipo del Instituto de Investigación The Scripps ahora creen que los fármacos funcionan de forma diferente.
En estudios sobre ratones obesos, hallaron que la obesidad activa un cambio molecular llamado cdk5, que causa una modificación química en PPAR-gamma, desatando la resistencia a la insulina y aumentando los niveles de azúcar en la sangre.
Luego de hacer estudios en células y en un tubo de ensayo, detectaron que Avandia y Actos bloquean cambios en cdk5, además de estimular la proteína PPAR-gamma.
\”Eso sugirió un modelo completamente nuevo para el funcionamiento de estos fármacos\”, dijo Spiegelman en una entrevista telefónica.
El especialista cree que los laboratorios podrían diseñar fármacos más selectivos para la diabetes mellitus en vez de tratar la resistencia a la insulina sin estimular la proteína PPAR-gamma, que Spiegelman considera responsable de los efectos secundarios de Actos y Avandia.
Chicago, julio 24 (Reuters)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    julio 2010
    L M X J V S D
    « jun   ago »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración