Un grupo de investigadores españoles ha analizado el efecto de la fructosa durante la gestación y ha observado que su consumo excesivo daña la placenta y provoca estrés oxidativo en los fetos. Los resultados apuntan que disminuyendo este tipo de azúcar se pueden prevenir sus efectos negativos y mejorar la salud, no solo de la madre, sino también de sus hijos.

 

El consumo elevado de fructosa durante la gestación provoca importantes alteraciones en la placenta y en los fetos. / URV

La fructosa se utiliza para fabricar sirope de maíz rico en fructosa (HFCS), usado por la industria alimentaria para edulcorar comidas procesadas, repostería industrial, helados, mermeladas, salsas y condimentos y, sobre todo, bebidas azucaradas.

El consumo excesivo de estos alimentos, y por tanto de este edulcorante, se relaciona desde hace años con la aparición de enfermedades como la obesidad y la diabetes.

Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad CEU San Pablo determina que la ingesta elevada de esta forma de azúcar durante la gestación provoca importantes alteraciones en la placenta y en los fetos; un factor que aumenta el riesgo de que la descendencia presente enfermedades metabólicas en su vida adulta.

De entre todas las variables que pueden afectar a la salud de la descendencia, quizás la más influyente sea la alimentación de la madre.

Sin embargo, el consumo de bebidas azucaradas con fructosa no está desaconsejado en el embarazo, incluso cuando existen numerosos artículos que revelan cómo la ingesta de fructosa induce una situación de estrés oxidativo.

Además, se ha relacionado con diversas enfermedades tales como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Según Carlos Bocos, autor principal del trabajo publicado en Molecular Nutrition & Food Research, “el propósito es concienciar a la sociedad, en general, y a las mujeres embarazadas, en particular, para que disminuyan el contenido de fructosa en su dieta mediante un consumo preferente de comidas y bebidas de origen natural, frente al de comidas procesadas y refrescos que contienen HFCS”.

Evitar complicaciones gestacionales

El equipo de investigación analizó si el consumo materno de fructosa modifica el estado oxidativo en ratas gestantes y en sus fetos. Para ello se utilizaron tres grupos de animales. Uno de ellos bebió una solución que contenía fructosa a lo largo de toda la gestación. Y los otros dos bebieron solamente agua o bien una solución con glucosa. Los tres grupos se alimentaron por igual con comida estándar para animal de laboratorio.

Mientras que las madres que bebieron fructosa presentaron un nivel bajo de oxidación de lípidos en plasma, sus fetos mostraron unos niveles de oxidación altos tanto en el plasma como en el hígado.

“Estos datos muestran que las placentas gestantes expuestas a la fructosa presentaban estrés oxidativo y una menor cantidad de hemo oxigenasa 1 (HO-1), un potente agente antioxidante que puede prevenir la aparición de complicaciones gestacionales (como la preeclampsia), prematuridad y diversos problemas en el recién nacido”, sostienen los autores.

Todos estos efectos negativos eran exclusivos del consumo de fructosa, ya que no se observaron en los otros dos grupos. “Disminuyendo el contenido de fructosa se pueden prevenir sus efectos negativos y mejorar la salud, no solo de la madre, sino también de sus hijos”, concluye Bocos.
agosto 16/2018 (agenciasinc.es)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    agosto 2018
    L M X J V S D
    « jul   sep »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración