ola de calor

La combinación de olas de calor y mala calidad del aire se asocia al doble de riesgo de infarto de miocardio mortal; las mujeres y los adultos mayores son los más expuestos, según señala un estudio realizado en China.

Los investigadores estiman que hasta 3 % de todas las muertes por infarto de miocardio podrían atribuirse a la combinación de temperaturas extremas y altos niveles de partículas finas en el ambiente (PM 2,5).

«Nuestros resultados demuestran que reducir la exposición tanto a las temperaturas extremas como a la contaminación por partículas finas puede ser útil para prevenir las muertes prematuras por infarto de miocardio», afirmó en un comunicado el autor principal del estudio, Dr. Yuewei Liu, Ph. D., de la Universidad Sun Yat-sen de Guangzhou, China.

Existe «evidencia desde hace mucho tiempo» de los efectos cardiovasculares nocivos de la contaminación atmosférica, dijo a Medscape Noticias Médicas el Dr. Jonathan Newman, maestro en salud pública y cardiólogo del NYU Langone Heart de Nueva York, Estados Unidos, quien no participó en el estudio.

El valor añadido de este estudio fue encontrar una interacción entre las temperaturas extremadamente cálidas y la contaminación atmosférica, «lo cual es preocupante con el calentamiento global», afirmó el Dr. Newman, profesor adjunto del Departamento de Medicina de la División de Cardiología Leon H. Charney de la Grossman School of Medicine de la NYU.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 24 de julio en Circulation.

La intensidad y la duración son importantes

Los investigadores analizaron los datos de 202.678 adultos (promedio de edad: 77,6 años; 52 % hombres) que sufrieron infarto de miocardio mortal entre 2015 y 2020 en la provincia de Jiangsu, una región con cuatro estaciones distintas y una amplia gama de temperaturas y PM2,5. ambientales.

Evaluaron la asociación de la exposición a eventos de temperaturas extremas, incluyendo tanto olas de calor como de frío, y las PM2,5 con la mortalidad por infarto de miocardio y sus efectos interactivos.

Entre las principales conclusiones se encuentran:

El riesgo de infarto de miocardio mortal fue 18% mayor durante olas de calor de 2 días con índices de calor iguales o superiores al percentil 90 (entre 28,1 °C y 36,6 °C) y 74 % mayor durante olas de calor de 4 días con índices de calor iguales o superiores al percentil 97,5 (entre 34,8 °C y 43,0 °C), en comparación con los días de control.

El riesgo de infarto de miocardio mortal fue 4 % mayor durante las olas de frío de 2 días con temperaturas iguales o inferiores al percentil 10 (entre 0,7 °C y 4,7 °C) y 12 % mayor durante las olas de frío de 3 días con temperaturas iguales o inferiores al percentil 2,5 (entre -2,8 °C y 2,9 °C).

El riesgo de infarto de miocardio mortal fue el doble durante olas de calor de 4 días que tuvieron PM 2,5 por encima de 37,5 µg/m3. Los días con altos niveles de PM 2,5 durante olas de frío no tuvieron un aumento equivalente del riesgo de infarto de miocardio mortal.

Hasta 2,8 % de las muertes por infarto de miocardio durante el periodo de estudio de 5 años pueden atribuirse a la combinación de exposición a temperaturas extremas y PM2,5 a niveles superiores a las directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (37,5 g/m3).

El riesgo de infarto de miocardio mortal fue en general mayor para las mujeres que para los hombres durante las olas de calor y fue mayor para los adultos de 80 años o más que para los adultos más jóvenes durante las olas de calor, las olas de frío o los días con altos niveles de PM 2,5.

El hallazgo de que los adultos mayores de 80 años son especialmente susceptibles a los efectos del calor y la contaminación atmosférica y a la interacción de ambos es «notable y especialmente relevante dado el envejecimiento de la población», subrayó el Dr. Newman a Medscape Noticias Médicas.

Mitigar tanto los fenómenos de temperaturas extremas como la exposición a las PM 2,5 «puede redundar en beneficios colaterales para la salud al evitar muertes prematuras por infarto de miocardio», afirmaron los investigadores.

«Para mejorar la salud pública, es importante tener en cuenta la contaminación por partículas finas al emitir avisos de temperaturas extremas para la población», añadió el Dr. Liu en el comunicado.

En un estudio anterior, el Dr. Liu y sus colaboradores demostraron que la exposición a partículas grandes y pequeñas, así como al dióxido de nitrógeno, se asociaba significativamente con un aumento de las probabilidades de muerte por infarto de miocardio, tal y como informó Medscape Noticias Médicas.

Fuente: Medscape en Español

Referencia: Xu R, Huang S, Shi C, Wang R, y cols. Extreme Temperature Events, Fine Particulate Matter, and Myocardial Infarction Mortality. Circulation. 25 Jul 2023;148(4):312-323. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.122.063504. PMID: 37486993.

  • Noticias por fecha

    febrero 2024
    L M X J V S D
    « ene    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    26272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración