Una nueva investigación presentada en la Reunión Anual de este año de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) muestra que entre las personas con diabetes tipo 1 que dejaron de trabajar en el encierro de COVID-19, los niveles de azúcar en sangre mejoraron durante la primera semana de encierro a pesar de tener oportunidades reducidas para hacer ejercicio y mayor estrés psicológico.

diabetes mellitusEl estudio fue realizado por el doctor Federico Boscari y sus colegas del Departamento de Medicina de la Universidad de Padova, en Italia.

Durante el confinamiento se cerraron las clínicas para pacientes ambulatorios, mientras que los hospitales trabajaron para atender a miles de pacientes infectados con SARS-CoV-2. Como resultado, la combinación del virus y las medidas impuestas para controlarlo no solo causó morbilidad y mortalidad entre los pacientes infectados, sino que también impuso una pesada carga para la salud de la sociedad y la población.

Se espera que el impacto de esto sea mayor entre las personas con enfermedades crónicas como la diabetes, debido a que las clínicas y los servicios ambulatorios se reducen o se cierran por completo.

Los dispositivos de monitoreo de glucosa flash (FGM), ampliamente utilizados por personas con diabetes tipo 1, han permitido a los profesionales de la salud (HCP) mantener la interacción con sus pacientes durante el bloqueo, proporcionando datos de nivel de glucosa en sangre en tiempo real a la clínica.

El equipo utilizó datos de 33 personas con diabetes tipo 1 y los períodos de tiempo en los que se basó el estudio se definieron de la siguiente manera: los 3 meses anteriores al inicio de las medidas de control del brote; la semana inmediatamente anterior a la introducción de los controles; los 14 días entre el inicio de las restricciones y el cierre total, y la primera semana del cierre, cuando se pidió a todos, excepto a los trabajadores esenciales, que se quedaran en casa.

Los pacientes se dividieron en 2 grupos en función de si dejaron de trabajar durante el encierro o continuaron trabajando por ser clasificados como trabajadores esenciales (como los del sector sanitario o de suministro de alimentos), siendo este último el grupo de control.

Los 20 que dejaron de trabajar tenían una edad promedio de 37 años, el 60 % eran hombres y habían estado viviendo con diabetes durante 15 años en promedio. Los 13 que continuaron trabajando tenían una edad promedio de 45 años, el 53,8 % eran hombres y la duración promedio de la diabetes era de 5 años.

Ocho miembros de este segundo grupo estaban en terapia con bomba de insulina que suministra insulina continuamente y reemplaza en gran medida la necesidad de que el paciente se inyecte varias veces al día.

Los autores señalan que “en los 20 pacientes que dejaron de trabajar, el control glucémico general mejoró durante los primeros 7 días de bloqueo en comparación con las semanas anteriores a la propagación del SARS-CoV-2″.

La concentración promedio de glucosa en sangre disminuyó en estos individuos de 177 mg / dL en la semana anterior al bloqueo a 160 mg / dL durante el bloqueo mismo; la proporción de tiempo pasado “dentro del rango seguro” aumentó del 54,4 % al 65,2 %; y el tiempo pasado en hiperglucemia (nivel de glucosa demasiado alto) disminuyó del 42,3 % al 31,6 %, mientras que no hubo cambios significativos en el tiempo pasado en hipoglucemia (nivel de glucosa demasiado bajo).

Por contra, los 13 pacientes que continuaron trabajando durante el encierro no mostraron ninguna mejora o deterioro en ninguna de las medidas de control glucémico en comparación con antes del encierro.

Los investigadores especulan que la mejora en los pacientes que dejaron de trabajar se debió a que tenían más tiempo para concentrarse en el control de la diabetes y un estilo de vida más regular, incluido el horario y la composición de las comidas. También sugieren que, “además, el conocimiento de que la diabetes empeora los resultados del COVID-19 puede haber mejorado la conciencia y el cumplimiento de los pacientes con el control de la diabetes”.

Los autores concluyen que, “a pesar del estrés psicológico y las oportunidades muy limitadas para hacer ejercicio, el estudio encontró que el control de la glucosa mejoró significativamente en los pacientes con diabetes Tipo 1 que se quedaron en casa durante la primera semana del encierro inducido por COVID-19 en Italia”.

“Esta observación sugiere que ralentizar las actividades de rutina puede tener efectos beneficiosos sobre el control de la diabetes Tipo 1 a corto plazo, prosiguen. Sin embargo, los efectos a largo plazo del bloqueo y los factores que afectan el control de la glucosa en esta situación particular merecen una investigación futura”.

septiembre 25/2020 (Prensa Latina). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2020
    L M X J V S D
    « ago   oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración