Científicos de Madrid, Barcelona y Sevilla describen los factores genéticos, inmunitarios y virales que comparten tres personas que, infectadas por el VIH hace 30 años, siguen libres de la enfermedad de manera espontánea.
VIHUn estudio español publicado en Scientific Reports, publicación online en open acces de la revista Nature, expone ante la comunidad científica y clínica internacional el caso de tres personas, un hombre y dos mujeres, consideradas controladores de élite excepcionales, que contrajeron la infección hace 30 años (diagnosticados hace unos 25) pero que han mantenido el virus indetectable en sangre a pesar de no haberse sometido nunca a terapia antirretroviral y no han llegado a desarrollar el sida. En su torrente sanguíneo, treinta años después del contagio, no circulan virus activos pero sí fragmentos de virus fósiles.

Los científicos, en un proyecto multicéntrico (Centro de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III de Madrid-ISCIII, el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona, la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Virgen del Rocío/Instituto de Biomedicina de Sevilla y el Centro Sanitario Sandoval, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, todos de la Red de Investigación del Sida (RIS) del ISCIII) del que son autores principales Javier Martínez-Picado, profesor e investigador ICREA en el IrsiCaixa, y Cecilio López Galindez, colíder del grupo de Virología Molecular del ISCIII, han analizado qué factores genéticos, inmunitarios y virales pueden haber conducido al fenómeno que representan esas tres personas, que en la práctica es una cura funcional (no se elimina totalmente el virus sino que se mantiene controlado, inactivo e invisible).

Esos casos abren la posibilidad de replicar sus factores protectores en el resto de personas infectadas y de llegar a identificar, desde el momento del diagnóstico de la infección, cuáles podrían controlar el virus de manera natural, por sí mismas.

Los controladores de élite excepcionales forman un nuevo subgrupo dentro de los llamados controladores de élite, que son personas infectadas por el VIH que pueden controlar de forma espontánea la replicación viral y no muestran síntomas de la infección a pesar de no tomar tratamiento antirretroviral, aunque con el tiempo (5-10 años) pierden esa capacidad.

Los controladores de élite excepcionales descritos en este nuevo estudio representan un paso más a causa del prolongado tiempo de control del virus: En estos tres casos, el diagnóstico fue hace 25 años, pero dataciones moleculares del virus permiten estimar que la infección se produjo hace unos 30, precisa Martínez-Picado. Las dos mujeres incluso dieron a luz hace décadas a bebés sanos sin haber tomado medicación durante el embarazo.

Los factores que hacen a estas personas diferentes son, según el estudio: niveles de virus muy por debajo (hasta 10 veces inferior) de los que presentan las personas en tratamiento antirretroviral y, además, no se ha podido recuperar en ellas ningún virus capaz de replicar y continuar la infección; niveles de variabilidad viral extremadamente bajos (8 veces menor), lo que demuestra que sus virus son muy poco activos -al virus de estas personas le faltan fragmentos de ADN, lo que no hace que desaparezca pero sí imposibilita su capacidad de reproducirse-, y respuesta inmunitaria muy potente contra el virus y bajos niveles de inflamación.

Cuando las tres personas fueron diagnosticadas solo se trataba a los que presentaban virus en sangre, pero hoy, sin marcadores específicos fiables y coste-efectivos, no es posible identificarlas con seguridad ni no tratarlas porque, de acuerdo con las guías internacionales de práctica clínica, todos los pacientes reciben tratamiento y todos lo antes posible, recuerda Martínez-Picado.

El científico ha destacado, además, sobre la huella de virus fósiles presente en estas tres personas, que se trata de ADN del virus, “pero no sabemos si está ahí porque no tiene secuencia completa o porque está en zonas del ADN humano desde donde no le resulta fácil expresarse”.

Fenómeno excepcional

El fenómeno es, al parecer, excepcional: “No se ha visto el virus replicado pero el sistema inmunitario está muy preparado para hacerle frente; sin haber repeticiones del patógeno entero, se observan partes suyas que alertan de su presencia al sistema inmune”.

El trabajo continúa ahora para ver si las variables que presentan estas tres personas se pueden replicar en otros controladores de élite. Y queda la duda sobre si estos tres individuos mantendrán el control de su infección indefinidamente o a largo plazo, que no es lo mismo.

Por otro lado, esta investigación da alas a la antes citada curación funcional con lo que podría ser una alternativa al trasplante de células madre: conseguir, por inmunoterapia, encerrar el virus fósil allí donde se encuentre para que no se replique.

Este proyecto ha recibido financiación de la Red de Investigación del Sida, de los centros participantes y, en el caso del IrsiCaixa, también del grupo Grifols.

febrero 10/2020 (Diario Médico)

febrero 11, 2020 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Investigaciones, VIH/sida | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2020
    L M X J V S D
    « ene    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    242526272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración