El mismo estudio también muestra que las mujeres con antecedentes de dicha dolencia presentan un ritmo más rápido de disminución de estrógenos, independientemente de si tenían una migraña durante ese ciclo.

Los investigadores han sabido durante mucho tiempo que las hormonas sexuales como el estrógeno juegan un papel en la migraña, pero ha habido poca investigación sobre cómo funciona. Ahora, un estudio muestra que en las mujeres con antecedentes de migraña, los niveles de estrógeno pueden caer más rápidamente en los días previos a la menstruación que en el resto de mujeres sin la patología.

Para otros patrones hormonales, no hubo diferencias entre las mujeres con migraña y mujeres que no tenían migraña. El estudio, publicado en Neurology, también mostró que las mujeres con antecedentes de migraña tenían un ritmo más rápido de disminución de estrógenos, independientemente de si tenían una migraña durante ese ciclo.

“Estos resultados sugieren que un proceso ‘de dos golpes’ puede vincular la retirada de estrógenos a migrañas menstruales. Una disminución más rápida de estrógenos puede hacer a las mujeres vulnerables a los factores comunes desencadenantes de los ataques de migraña, como el estrés, la falta de sueño, los alimentos y el vino”, señala la autora del estudio, Jelena Pavlovi, de la Escuela de Medicina Albert Einstein del Centro Médico Montefiore, en Nueva York, Estados Unidos, y miembro de la Academia Americana de Neurología.

Para el estudio, los investigadores revisaron la historia de la migraña, los dolores de cabeza diarios y los datos hormonales de 114 mujeres con antecedentes de migraña y 223 mujeres sin antecedentes de migraña. Las mujeres tenían un promedio de 47 años.

Los investigadores midieron los niveles hormonales de muestras de orina diarias durante un ciclo mensual; los niveles hormonales pico de los participantes, los niveles promedio diarios y las tarifas diarias de declive hormonal durante los cinco días siguientes a cada pico hormonal en sus ciclos.

En los dos días después el nivel pico de estrógeno en la fase lútea del ciclo, que es el tiempo después de la ovulación y antes de la menstruación, los niveles de estrógeno en las mujeres con migraña se redujeron en un 40% en comparación con el 30 % de las mujeres sin migraña.

La tasa disminuyó 34 picrogramos por miligramo de creatinina (pg/mgCr) en mujeres con migraña en comparación con 23 pg/mgCr en mujeres sin migraña. “Los estudios futuros deberían centrarse en la relación entre los dolores de cabeza y los cambios hormonales diarios y explorar las posibles bases de estos resultados”, apunta Pavlovi.

Las limitaciones del estudio son que entre las participantes sin migraña había proporcionalmente más mujeres chinas y japonesas y más mujeres de raza blanca y negra en el grupo de migraña. El nivel de hormonas sexuales puede variar en función de las diferencias raciales y étnicas.

junio 04/2016 (JANO)

junio 6, 2016 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Problemas de Salud | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración