Un estudio sobre más de 300 adolescentes muestra que aquellas que se hallaban deprimidas o decían tener una gran cantidad de estrés eran más propensas a la persistencia del virus.

El estrés y la depresión inciden en la posibilidad de que una mujer con el virus del papiloma humano (VPH) se libre de la infección, según sugiere una investigación presentada en la Reunión de 2016 de  Pediatric Academic Societies

El trabajo, titulado  El estrés psicosocial, las conductas inapropiadas y de persistencia del VPH, evaluó a un grupo de 333 mujeres que los investigadores comenzaron a seguir en 2000. Las mujeres tenían unos 19 años de edad en promedio cuando se inscribieron en el estudio y durante la investigación entraron en el laboratorio cada 6 meses para la recogida de muestras para realizar la prueba de VPH.

Durante el año undécimo del estudio, cuando las mujeres tenían cerca de 28 años de edad, las participantes también completaron un cuestionario en el que se les preguntó acerca de la cantidad de estrés que tenían, cómo lidiaban con el estrés, y si estaban deprimidas. Los científicos compararon sus respuestas con el hecho de si las mujeres tenían persistencia del VPH –lo que significa que todavía daban positivo para el virus– o si se había eliminado la infección. El sistema inmunológico del cuerpo a menudo lucha contra el virus durante un par de años de exposición, según los investigadores.

“Las mujeres que informaron de estrategias autodestructivas, como beber, fumar cigarrillos o tomar drogas cuando estaban estresadas, eran más propensas a desarrollar una infección activa por VPH”, subraya la investigadora principal Anna-Barbara Moscicki, jefe de la División de Medicina de Adolescentes y Adultos Jóvenes y profesora de Pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de California Los Ángeles.

“Asimismo, encontramos que las mujeres que estaban deprimidas o percibían tener una gran cantidad de estrés eran más propensas a tener persistencia del VPH”, señala, y agrega que este estudio es el primero en mostrar estas conexiones entre el estrés y la persistencia del VPH.

Las investigaciones han vinculado mucho estrés psicosocial con efectos negativos para la salud, recuerda Moscicki. Estudios anteriores han demostrado que puede conducir a un mayor número de brotes del virus del herpes en las personas infectadas, por ejemplo, y peores resultados médicos entre las personas con cáncer.

Una teoría es que el estrés puede estar vinculado con respuestas inmunes anormales, una idea que los nuevos hallazgos de esta investigación pueden apoyar. Los autores planean más estudios para determinar si los marcadores de inflamación del cuello uterino están asociados con el estrés.

Moscicki considera que el estudio sugiere que se debe advertir a las mujeres con infección por VPH de que reducir el estrés puede ayudarles a eliminar su infección y que el consumo de alcohol o fumar cigarrillos puede dificultar su capacidad para eliminar las infecciones.

“Las infecciones por VPH son la causa de los cánceres de cuello uterino. Sin embargo, las infecciones por VPH son muy comunes y sólo las pocas infecciones que continúan años después de la infección inicial están en riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino -dice–. Esto es alarmante, ya que muchas de estas mujeres adquirieron la infección persistente como adolescentes”.

mayo 02/ 2016 (JANO)

 

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración