La técnica ectroquimioterápica, que combina quimioterapia e impulsos eléctricos, combate las metástasis cutáneas de melanoma.

La Unidad de Melanoma del Hospital Virgen Macarena, de Sevilla, ha incorporado una nueva técnica, la electroquimioterapia (EQT), para combatir el cáncer de piel. Consiste en la administración de un medicamento quimioterápico (bleomicina) por vía venosa y en dosis baja para aplicar a continuación impulsos eléctricos sobre las metástasis del tumor.

Estos impulsos hacen que aumente la entrada de bleomicina en la célula tumoral y lleve a cabo su efecto de destrucción de la metástasis. Está indicada en metástasis de melanoma localizadas en la piel y tejido celular subcutáneo.

La ventaja principal es que es una técnica de baja morbilidad y escasas complicaciones. Según David Moreno, director de esta Unidad, “necesita anestesia general o raquimedular, pero es un procedimiento de una duración inferior a treinta minutos, cerrado, sin heridas abiertas y que permite que el paciente pueda volver a casa el mismo día de la intervención o al día siguiente”.

A pesar de emplear un quimioterápico convencional, la bleomicina, el paciente no desarrolla los efectos adversos relacionados con la administración habitual de este quimioterápico (caída de cabello y otros efectos sistémicos) debido a las dosis bajas que se emplean.

Procedimiento
El procedimiento es el siguiente: una vez en el quirófano, se anestesia al paciente. Luego se administra por vía intravenosa la bleomicina (15.000 MUI/m2). A continuación, se esperan ocho minutos para que se difunda por todos los tejidos y alcance el tejido metastásico y a partir de ese momento se comienzan a aplicar los impulsos eléctricos empleando un electrodo directamente sobre las lesiones metastásicas durante un tiempo máximo de veinte minutos.

El hospital lleva trabajando con la técnica desde principios de este año, tiempo durante el cual se han programado diez pacientes con metástasis cutáneas de melanoma.

“Hemos observado respuesta completa (aclaramiento completo de las lesiones) en el 50 por ciento de los casos y en otro 30 por ciento de pacientes respuestas parciales (incompletas)”, ha afirmado Moreno que apunta que la EQT proporciona respuesta en un relativamente corto espacio de tiempo, pero se precisan entre dos y seis semanas para observar el efecto definitivo del tratamiento.

En principio se aplica una sola sesión, pero en el caso de que las metástasis vuelvan a aparecer se puede repetir el tratamiento cuantas veces sea necesario. Además, se puede combinar con otras opciones terapéuticas que el paciente pueda estar recibiendo.
abril 29/2016 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración