El riesgo de infección por el contacto con un superviviente de Ébola es bajo, según un metaanálisis que se publica en “PLoS Neglected Tropical Diseases“.Aunque el virus del Ébola puede persistir durante un tiempo considerable en ciertos fluidos corporales, se elimina normalmente de la sangre a los 16 días por lo que el riesgo de infección por el contacto con un superviviente es bajo.

No obstante, la gran excepción es la transmisión sexual puesto que el virus permanece en el semen durante meses después de la recuperación del paciente. El equipo de Paul Hunter, de la Facultad de Medicina de Norwich, de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido, se propuso determinar el tiempo que el virus Ébola persiste en diferentes fluidos corporales humanos. Según Hunter, “el reciente brote de ébola ha sido muy diferente a todo lo que habíamos visto antes, ya que duró más tiempo que cualquier aparición anterior del ébola y dejó tras de sí miles de supervivientes. Queríamos saber cuánto tiempo persiste el virus Ébola en diferentes fluidos corporales para evaluar la cantidad de riesgo de transmisión que los supervivientes representan para sus familias, las comunidades y los sanitarios”.

El equipo analizó cerca de 6000 artículos sobre el ébola para identificar aquellos que documentaban la presencia del virus en fluidos corporales, como sangre, orina, semen, sudor, leche materna, heces y fluidos vaginales. Según los resultados, el virus estaba en la mayoría de los tipos de líquido corporal pero no en cada muestra de cada paciente sintomático. Así, la sangre infectada parece ser el fluido corporal más infeccioso, con altas cargas virales observadas. Sin embargo, los investigadores observaron que solo en el 5 por ciento de los pacientes el virus persistía en sangre después de 16 días de enfermedad, y que el tiempo más largo en que sobrevivió el el virus en su sangre fue de 29 días. Además, en la mayoría de los supervivientes pasaron de tener activa la enfermedad a la convalecencia en torno a 16 ó 17 días.

Por otro lado, el 70 por ciento de las muestras de semen de los supervivientes dieron positivo para el virus en los primeros siete meses después de la enfermedad (en los datos disponibles hasta la mitad de 2015). Aparte de la sangre y el semen, la mayoría de los otros fluidos corporales representan un riesgo infeccioso bajo, pero hubo muy poca evidencia para realizar una conclusión firme en leche materna. “Esta investigación es importante porque ha habido poca evidencia para dar una orientación definitiva sobre qué fluidos corporales son infecciosos y cuándo suponen un riesgo. Por encima de todo, esta investigación refuerza la justificación de emplear evidencia científica en lugar del miedo cuando se gestionan enfermedades infecciosas como el ébola”.

Hunter ha concluido que el trabajo demuestra que el virus ” al cabo de unas semanas ya no está presente en la mayoría de los fluidos corporales, excepto en el semen. Sin embargo, hay datos de complicaciones de salud posteriores. No se encontró ningún evidencia de que el virus pueda reactivarse hasta el punto de convertirse en infeccioso para otros por contacto no sexual”. En cualquier caso, el gran número de supervivientes permitirá seguir investigando las secuelas.
marzo 3/2016 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración