El Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) desarrolló un dispositivo médico portátil que sirve para diagnosticar, en menos de dos minutos, el cáncer cervicouterino.

El aparato, que se asemeja a la forma de una pistola, utiliza dos tecnologías: la medición óptica y la eléctrica, las cuales permiten hacer un diagnóstico con una confiabilidad de 85  %, mayor al que aporta el método de citología vaginal o Papanicolau.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el investigador del Tec Campus Monterrey, Jesús Seáñez de Villa, explicó que uno de los métodos del dispositivo para detectar el cáncer es la emisión de halos de luz (roja, verde y azul).

“Mientras más avanzada esté la enfermedad, mayor es el rebote de luz”, pues el cáncer cervicouterino es producto de una serie de reacciones a nivel celular, como el aumento del tamaño del núcleo, puntualizó Seáñez de Villa.

La segunda técnica es la medición eléctrica que consiste en aplicar una pequeña corriente en el tejido ó”imperceptible para la paciente ó” y se registra la resistencia del mismo al paso de la corriente. En ese caso, mientras más avanzada esté el cáncer menor es la resistencia que mide el aparato.

El investigador del ITESM aseguró que ninguna de estas variables se mide en el proceso tradicional y resaltó, como otra de las innovaciones del dispositivo, su sistema de algoritmos, con el cual aprende conforme le vayan presentando más casos.

Para poder usar el dispositivo, el aparato debe calibrarse por 15 segundos, luego se coloca el consumible y se introduce la punta en la vía vaginal para realizar la prueba.

“El ginecólogo va haciendo toques con el dispositivo alrededor del cérvix. En total, el examen dura aproximadamente dos minutos o hasta menos”, comentó el investigador, quien agregó que la respuesta de la prueba se da con una semaforización.

Es decir, se enciende alguna luz roja, verde y amarilla, con las que se indica el tejido con lesión precancerosa o cancerosa, tejido saludable o examen inadecuado, abundó.

Debido a su fácil manipulación y a las demás características, el dispositivo es una opción para combatir el cáncer de este tipo, una de las terceras causas de muerte en las mujeres a nivel mundial, aseguró Seáñez de Villa.

“Esta es una enfermedad que si se detecta en las primeras etapas, nueve de cada 10 mujeres se pueden, incluso, curar completamente”, por lo que el tiempo es un factor clave, subrayó.

Sin embargo, el Papanicolau, método común de tamizaje, es un proceso en el que intervienen muchas manos y cuyos resultados pueden tardarse en entregarse hasta seis meses o más; desventajas que disminuyen sus índices de confiabilidad hasta 54 %.

El dispositivo, que cuenta con una patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), está en proceso de obtener el registro ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Así como el de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), tras lo cual podrá comercializarse en México en 2016 y en Estados Unidos a partir de 2017, con un costo aproximado de mil dólares.

Mientras que el precio de cada consumible que utilice podría oscilar entre 15 y 20 dólares.

diciembre 16/ 2015 (Notimex).- Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

 

diciembre 20, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Neoplasias, Oncología | Etiquetas: |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2015
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración