El consumo de un huevo diario en enfermos  con diabetes no afecta su salud, por el contrario, disminuye los marcadores inflamatorios que muchas veces provocan enfermedades cardiacas, reveló una investigación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Este trabajo, liderado por la investigadora Martha Nydia Ballesteros Vásquez, desmitifica la idea de que este alimento incrementa los niveles de colesterol y grasa, generando alteraciones en el metabolismo del azúcar y glucosa en la sangre.

Además el proyecto demostró que el consumo de avena junto con el huevo, resulta benéfico para la salud, destacó la investigadora en una entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Ballesteros Vásquez comentó que el huevo contiene carotenoides como la luteína y la zeaxantina, así como pigmentos naturales que proporcionan protección contra el estrés oxidativo y la inflamación en el cuerpo.

Estos elementos protegen a las células de los llamados radicales libres, responsables del proceso de envejecimiento, daño tisular y algunas enfermedades, comentó.

La investigación, publicada en la revista  Nutrients, estudió a 29 pacientes adultos con diabetes tipo 2 que recibían tratamiento médico y quienes consumieron, de forma aleatoria, un huevo diario, seguido de un descanso de tres semanas con la ingesta de 40 gramos de avena. Luego, regresaron al consumo de un huevo por la mañana.

Uno de los objetivos de esta investigación era demostrar si el colesterol del huevo en verdad afecta el metabolismo del azúcar en pacientes diabéticos.

“No hay una relación entre su consumo y el incremento de ésta en los niveles en la sangre y en el metabolismo”, aseguró.

 Además, los resultados obtenidos determinaron que los pacientes disminuyeron el proceso inflamatorio asociado a las enfermedades cardiovasculares gracias a la avena, que es un alimento que contiene betaglucanos que disminuyen la concentración de glucosa.

Después de estos periodos de dieta no se encontró diferencia en los niveles de glucosa, ni cambios en los niveles de lípidos sanguíneos como colesterol, colesterol malo, triglicéridos o en la acumulación de partículas LDL oxidadas, que son el inicio de las enfermedades cardiacas.

Ballesteros Vásquez indicó que tampoco se observó ningún cambio en los lípidos sanguíneos en los análisis hechos, ni en el peso corporal o la presión arterial, que den indicio de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Detalló que otro descubrimiento relevante de este estudio fue la disminución de enzimas hepáticas durante el periodo de consumo de huevo, como la aspartato aminotransferasa (AST), cuya elevación se asocia con enfermedades como la obesidad y el hígado graso.

No obstante, consideró necesario realizar una investigación a largo plazo y con el incremento de ingesta a dos huevos diarios para conocer más efectos en las dietas de los pacientes.

La investigación se realizó en el laboratorio de metabolismo de lípidos del centro, en coordinación con la Universidad de Connecticut, Estados Unidos, y con la participación de un médico endocrinólogo del Hospital Ignacio Chávez de Hermosillo, Sonora.

junio 13/ 2015. (Notimex).-

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

junio 15, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Problemas de Salud | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración