Una aglomeración muy densa de células cancerosas puede hacer que dejen de propagarse a otras zonas, dio a conocer hoy la revista especializada Noticias de la Ciencia y la Tecnología.

Este cambio de actitud está relacionado con una vía celular que controla el tamaño de los órganos, explica el doctor Anton Wellstein, de la Universidad de Georgetown en Washington D.C., Estados Unidos, autor del texto.

Según la publicación, el hallazgo puede conducir a nuevas estrategias para combatir el cáncer.

Inicialmente los científicos se percataron de que una aglomeración de muchas células cancerosas concentradas en poco espacio era menos efectiva a la hora de invadir tejidos.

Después los investigadores comprobaron que las concentradas en el espacio abarrotado de ellas activaron la vía molecular “Hippo”, un mecanismo biológico de gran antigüedad que limita el tamaño de un órgano.

Las células enfermas poco aglomeradas no activan a Hippo, lo que significa que se ven libres para crecer sin control dentro del órgano; el responsable de activar a Hippo es una única molécula llamada YAP.

“El hallazgo puede dar pie a nuevas y potentes estrategias anticáncer. Si se logra controlar a voluntad esa vía molecular, se podría forzar a las células cancerosas a dejar de extenderse”, expresó Wellstein.

mayo 12/2015 (PL)

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

mayo 13, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Enfermedades, Especialidades, Neoplasias, Oncología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración