Un estudio publicado recientemente asegura que las personas delgadas  tienen más riesgo de desarrollar demencias que las que tienen un peso normal o  son obesas, lo contrario de lo que se decía hasta ahora.

La delgadez se define por un índice de masa corporal (IMC) inferior a 20  kg/m2 mientras que el sobrepeso empieza en 25 y la obesidad en 30. El peso  normal se sitúa en una horquilla de 20 a 25.

En el pasado, varios estudios han establecido un vínculo entre el sobrepeso  y las demencias (entre ellas el alzhéimer) que afectan a cerca de 50 millones  de personas en el mundo, en su mayoría personas mayores.

Pero en este estudio publicado por la revista médica  “The Lancet Diabetes  and Endocrinology“, investigadores británicos demuestran, por el contrario, que  las personas de 40 a 55 años delgadas tienen un 34 % de riesgos más de  desarrollar demencias más tarde en sus vidas si se compara con las que tienen  un peso normal.

Más sorprendente todavía es que las personas con obesidad mórbida (IMC  superior a 40) tienen un 29 % menos de riesgo de presentar demencia que las de  peso normal.

El estudio se basa en los informes médicos de cerca de dos millones de  británicos de edad media (alrededor de 55 años cuando se inició el estudio) y  un IMC medio de 26.

Han estado seguidos durante un periodo de hasta una veintena de años en el  que se diagnosticó demencia a 45 507.

Si se comparan los datos y se ajustan los resultados para tener en cuenta  otros factores de riesgo de demencia (como el alcohol o el tabaco), los  investigadores han podido establecer un vínculo entre el aumento del IMC y la  reducción progresiva regular del riesgo de demencia, incluido en las personas  obesas o con sobrepeso.

El doctor Nawab Qizilbash, el epidemiólogo que ha coordinado el estudio,  reconoce que es incapaz actualmente, de explicar los resultados.

“Numerosos factores como el régimen alimentario, la actividad física, la  fragilidad, los factores genéticos o las modificaciones de peso relacionadas  con otras enfermedades podrían influir”, asegura.

Por todas estas razones, no se trata en absoluto de aconsejar a los delgados  a que engorden.

En cuanto a los obesos, incluso si existen efectos protectores con relación  a la demencia, podrían “no vivir suficiente tiempo para beneficiarse” ya que,  recuerda, tienen más riesgos de tener enfermedades cardiovasculares o  desarrollar algunos cánceres.

En un comentario adjunto al estudio, la neuróloga estadounidense Deborah  Gustafson reconoce que los estudios existentes son “ambiguos” y que el estudio  británico seguro que no constituye “la palabra final sobre este polémico  asunto”.
abril 15/2015  (AFP)

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

abril 16, 2015 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Endocrinología, Enfermedad de Alzheimer | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración