La Asociación de Pacientes de Cáncer de Tiroides reclama un modelo que agilice el diagnóstico de la disfunción tiroidea. Su presidenta, Cristina Chamorro, saca a colación los resultados de una encuesta realizada por esta organización que revela que un 28 % pacientes con este trastorno “sufrieron mucho” hasta que se confirmó el diagnóstico. Además, un estudio realizado por el coordinador del grupo de trabajo de cáncer de tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, Juan Carlos Galofré, concluye que el 1,7 % de la población sufre hipertiroidismo sin saberlo y un 6,7 % hipotiroidismo.

disfunción tiroideaLos expertos que se han reunido en el congreso celebrado por la Asociación Europea de Tiroides en Santiago de Compostela han recomendado la prueba para la detección de un hiper o hipotiroidismo en situaciones que puedan ser compatibles con estas patologías.

Patología subclínica
Aunque hay coincidencia entre los especialistas en que en muchas ocasiones el hipotiroidismo subclínico no requiere tratamiento, está demostrada la potencial asociación de la disfunción tiroidea subclínica con diversas alteraciones como la osteoporosis, la fibrilación auricular, la dislipemia o el riesgo cardiovascular.

Está demostrada la potencial asociación de la disfunción tiroidea subclínica con alteraciones como osteoporosis, fibrilación auricular o dislipemia

“La disfunción tiroidea es muy común y es cierto que está infradiagnosticada. Esta situación puede ser crítica en algunos colectivos -embarazadas, ancianos o cardiópatas-, pero carece de trascendencia para la mayoría de la población”, explica Galofré.

Este experto recomienda un perfil tiroideo en el análisis rutinario de sangre en cualquier persona que solicite un examen médico general, una determinación que debe ser obligada en las poblaciones de riesgo: “Conocer si un paciente padece disfunción tiroidea aporta información relevante cuya trascendencia suele ser mayor que la que proporcionan otros parámetros que se miden con mayor frecuencia”.

Los organizadores del congreso de Santiago, Clara Álvarez e Ignacio Bernabéu, no estiman razonable un cribado poblacional pero sí aconsejan el análisis en aquellas situaciones que pueden ser compatibles con una disfunción tiroidea.

La derivación a especializada sigue generando polémica

Los motivos de derivación de atención primaria al especialista son otro aspecto controvertido. “Personalmente, defiendo que debe seguir al paciente aquel que lo haga mejor. Es inaceptable que diferentes individuos reciban una atención desigual dependiendo del médico que le toque. Si el médico de primaria está al día, puede manejar cualquier trastorno tiroideo”, señala Juan Carlos Galofré, quien añade que es imposible estar al día en todas las áreas, y atención especializada es el nivel adecuado para determinados pacientes: “En general, los hipotiroidismos en situaciones críticas o cualquier tipo de hipertiroidismo deben ser manejados por endocrinólogos. Del mismo modo, todo nódulo tiroideo maligno o sospechoso de malignidad precisa un manejo especializado”.

Los cuatro centros de alta resolución abiertos en nuestro país constituyen una iniciativa que mejora la calidad asistencial, aunque Cristina Chamorro llama la atención sobre el hecho de que tienen sistemas de funcionamiento distintos, lo que causa desconcierto entre los pacientes.
septiembre 9/2014 (Diario Médico)

septiembre 17, 2014 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Endocrinopatías | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2014
    L M X J V S D
    « ago   oct »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración