La ingesta de paracetamol o antiácidos en el embarazo y la exposición en el útero a bisfenol A y al tabaco incrementan el riesgo de desarrollar asma.

Cada vez hay más datos que apuntan a que los niños prematuros y los hijos de madres que fuman durante la gestación multiplican el riesgo de desarrollar asma o enfermedades respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en edad adulta. Los precedentes de estas dolencias se desarrollan en la etapa final de la gestación y podrían ser críticos en los primeros meses de vida, aunque las causas del asma son multifactoriales.

“Por un lado, influye nacer antes de que maduren los pulmones, el único órgano que no tiene función intraútero. Muchos niños nacen antes de la semana 27 circunstancia que interrumpe el desarrollo alveolar y probablemente merme el tamaño de los bronquios y su capacidad de distensión, favoreciendo una EPOC de origen fetal”, según Manuel Sánchez-Solís, jefe del Servicio de Pediatría en el Hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia.

Durante su intervención en las Jornadas de Formación de MIR 4 de Pediatría que organiza el Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby, avaladas por la Asociación Española de Pediatría (AEP), Sánchez-Solís se ha referido a otros factores de riesgo de niños asmáticos como las infecciones respiratorias de vías bajas en los primeros meses, en especial por rinovirus o virus respiratorio sincitial; la no lactancia materna; la presencia de humedad u hongos en el domicilio familiar, o incluso tener hermanos o ir a la guardería, como causas de aumento de infecciones respiratorias.

Pero el factor de riesgo más potente sería el tabaquismo materno. “Los neonatos prematuros no recuperan su función pulmonar al menos hasta los 18 meses de vida y algunos la tienen disminuida en la adolescencia, pero también la exposición al tabaco en el útero tiene efectos deletéreos sobre la vía aérea y abre la posibilidad de padecer asma en el futuro”.

Infecciones
Otros factores de riesgo relacionados con el asma de origen fetal son la ingesta de paracetamol y/o antiácidos durante el embarazo, la contaminación atmosférica y la exposición a bisfenol A. “Hay un periodo precoz en el que factores como el genotipo o la infección parecen imperar sobre otros componentes del asma ligados a la inflamación y a la respuesta a los linfocitos TH1 y TH2, que son más complejos de estudiar y de independizar a lo largo de la vida”, señala Sánchez- Solís y subraya que hay pasos de gran trascendencia en la dieta y hábitos del neonato que favorecen la alergia y que se consideran factores de riesgo individuales.

Según el experto, la genética no sería lo más determinante en asma, aunque hay unos 500 genes implicados y se ha demostrado la interrelación de algunos de ellos con otros factores que multiplican el riesgo, como sumar el polimorfismo AG/GG al hecho de ser madre fumadora. “Existe un componente epigenético y ya hay artículos que hablan de niños con alteración de la función pulmonar porque sus abuelas fumaron durante la gestación”.
mayo 10/2014 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    mayo 2014
    L M X J V S D
    « abr   jun »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración