Un fármaco antiasmático acelera el proceso de desensibilizar al mismo tiempo a pacientes con alergias alimentarias a varios alimentos, muestra un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y del Lucile Packard Children’s Hospital Stanford.

Los hallazgos surgen poco después de un estudio reciente realizado por el mismo equipo de investigadores que muestra que las personas con múltiples alergias alimentarias se pueden desensibilizar a varios alimentos a la vez. Los dos estudios, ambos ensayos de tolerabilidad de fase I, proporcionan la primera evidencia científica de que funciona un nuevo método promisorio para tratar a las personas con alergias a múltiples alimentos.

Los investigadores determinaron que los pacientes que tomaron el fármaco antiasmático omalizumab se desensibilizaron a múltiples alergenos de los alimentos a una mediana de 18 semanas y los que no tomaron el fármaco se desensibilizaron a una mediana de 85 semanas. Los resultados del nuevo estudio fueron publicados en la revista  Allergy, Asthma & Clinical Immunology (DOI: 10.1186/1710-1492-10-1).

En la inmunoterapia oral, el método de desensibilización que se utiliza en los estudios, los pacientes alérgicos adquieren tolerancia a un alimento tras ingerirlo en pequeñísimas dosis gradualmente crecientes bajo la supervisión de un médico en un ámbito hospitalario. Con el tiempo, el organismo deja de reaccionar y el paciente puede consumir sin riesgo el alimento. Varios investigadores han demostrado que este tratamiento funciona con un solo alergeno alimentario, pero no se había evaluado con múltiples alergenos alimentarios. El equipo de Stanford puso a prueba la nueva técnica debido a que casi 4 millones de estadounidenses son alérgicos a más de un alimento.

“Los pacientes acuden a mí y me dicen cosas como “es formidable que esté desensibilizando a los niños a sus alergias a los cacahuetes o a la leche, pero mi hija es alérgica al trigo, las nueces, el huevo y las almendras. ¿Qué puede hacer al respecto?”, dijo la Dra. Kari Nadeau, PhD, profesora asociada de pediatría en la Escuela de Medicina e inmunóloga en Hospitales y Clínicas de Stanford y en el Lucile Packard Children’s Hospital Stanford. Nadeau es la autora principal del nuevo estudio.

Las opciones de los pacientes para lidiar con las alergias alimentarias son escasas. Los médicos les recomiendan evitar los factores que desencadenan la alergia y traer consigo epinefrina inyectable en todo momento pues constantemente corren el riesgo de sufrir choque anafiláctico por el consumo accidental. Por otra parte, la inmunoterapia oral todavía se halla en una etapa experimental y es muy lenta: en estudios previos, los pacientes tardaron hasta tres años en desensibilizarse a un alimento. La desensibilización a varios alimentos, uno a la vez, podría tardar décadas. Sin embargo, los investigadores de Stanford lograron desensibilizar sin riesgo a los pacientes a varios alergenos alimentarios a la vez y pudieron acelerar la desensibilización al complementar la inmunoterapia oral con inyecciones de omalizumab (Xolair).

El estudio previo, en el cual no se administró omalizumab a los pacientes, 25 niños y adultos con múltiples alergias consumieron diariamente dosis pequeñísimas de sus alergenos –hasta cinco– mediante polvos de alimentos muy purificados. La dosis total se distribuyó de manera uniforme entre los alergenos de manera que cada niño obtuvo la misma cantidad total de proteína alimentaria, independientemente del número de alimentos a los que se les estuviese desensibilizando. Los investigadores vigilaron la tolerabilidad del tratamiento, observando algunas reacciones alérgicas leves, como prurito en la boca, y un pequeño número de reacciones graves que se trataron con epinefrina. La dosis del alimento se incrementaba gradualmente hasta que los participantes podían consumir 4 g de cada proteína alimentaria, o hasta 20 g de las proteínas alimentarias alergénicas en total, sin presentar una reacción. Esto ocurrió a una mediana de 85 semanas después que se iniciaron las dosis de alimento.

Añadiendo velocidad

En el segundo estudio más reciente, 25 niños y adultos con múltiples alergias alimentarias fueron objeto de un protocolo similar –pero con un paso adicional–. Ocho semanas antes de introducir los alergenos al alimento, los pacientes comenzaron a recibir inyecciones de omalizumab. Este fármaco reduce la actividad de las moléculas de IgE en el organismo, los anticuerpos que intervienen en las respuestas alérgicas, y se había demostrado en un estudio previo en Stanford que aceleran la eficacia de la inmunoterapia oral en niños con alergias a la leche. Los pacientes que recibieron omalizumab toleraron dosis iniciales más altas de alergenos que los que no recibieron el fármaco en el estudio, y la desensibilización avanzó con más rapidez. (Se suspendió el compuesto farmacológico después de ocho semanas de inmunoterapia oral; esta suspensión no se acompañó de reacciones alérgicas adicionales.) Los pacientes continuaron consumiendo polvos de alimentos hasta que pudieron consumir sin riesgo 4 g de cada proteína alimentaria. Esto ocurrió a una mediana de 18 semanas después que comenzaron las dosis de alimento.

“Es eficiente”, dijo el doctor Philippe Bégin, un científico visitante en Stanford y autor principal del artículo. “Es emocionante que pudimos obtener un tratamiento que en realidad es aplicable a gran escala”. Sin embargo, el nuevo esquema experimental habrá de evaluarse en estudios aleatorizados, de doble ciego, controlados, de fase II, antes que esté listo para uso clínico generalizado, advirtieron él y la Dra. Nadeau.

Muchos de los sujetos del estudio tenían más de cinco alergias a los alimentos, el número máximo que se trata. Sin embargo, los investigadores vieron algo curioso: algunas personas con alergias a frutos secos se desensibilizaron a frutos secos afines a los cuales también eran alérgicas pero que no se incluyeron en su inmunoterapia.

“Efecto de espectador”

“Observamos este “efecto de espectador” en casi 60% de los pacientes, a quienes, por ejemplo, dábamos polvo de pecana, y las personas se desensibilizaban también a la nuez”, dijo Nadeau, quien también es miembro del Instituto de Investigación de Salud Infantil en Standford. “En el futuro, trataremos de dilucidar por qué algunas personas tienen el efecto de espectador durante los ensayos clínicos y algunas no lo presentan”.

En investigaciones futuras también se determinará la forma más eficaz de llevar a cabo el tratamiento. El equipo de Nadeau está ahora planeando un estudio de fase II en Stanford y posiblemente otros cuatro centros de investigación de todo el país. En Stanford ya se está comenzando a reclutar pacientes para tal estudio.
marzo 10/2014 (Medcenter. com)

Bégin P, Winterroth LC, Dominguez T, Wilson SP, Bacal L, Nadeau KC.Safety and feasibility of oral immunotherapy to multiple allergens for food allergy.Allergy Asthma Clin Immunol ;10(1):1. 2014 Ene 15

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    marzo 2014
    L M X J V S D
    « feb   abr »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración