Las mordeduras de gato podrían parecer menos graves que las de perro, pero cuidado: pueden provocar infecciones graves, sobre todo cuando son en las manos, indica una investigación reciente.

cat_os18089Aunque los gatos no tienen más gérmenes en la boca que los perros o las personas, los investigadores de la Clínica Mayo hallaron que cuando los gatos muerden, sus dientes afilados pueden inyectar bacterias difíciles de tratar en la profundidad de la piel y las articulaciones, aumentando el riesgo de infecciones graves.

“Los dientes de los perros son menos afilados, así que no tienden a penetrar tan profundamente y tienden a dejar una herida de mayor tamaño tras la mordedura”, explicó en un comunicado de prensa de la Clínica Mayo el autor principal del estudio, el Dr. Brian Carlsen, cirujano plástico y cirujano ortopédico de la mano en la clínica. “Los dientes de los gatos son afilados y pueden penetrar con mucha profundidad. Pueden implantar bacterias en la articulación y en las capas de los tendones”.

“Puede tratarse de tan solo una punción que puede provocar un problema real, porque las bacterias llegan a la capa del tendón o a la articulación, donde pueden crecer en protección relativa contra la sangre y el sistema inmunitario”, apuntó.

Los investigadores estudiaron casi 200 casos de mordeduras de gatos que ocurrieron entre 2009 y 2011. Todos los pacientes del estudio fueron mordidos en las manos. La edad promedio de los participantes eran 49 años, y el 69 %  eran mujeres.

Alrededor de la mitad de los pacientes acudieron a emergencias, mientras que los demás visitaron a su médico de cabecera. El tiempo promedio que las personas esperaron entre ser mordidas y buscar tratamiento fue de 27 horas.

Los investigadores apuntaron que el 57 %  de los pacientes que fueron mordidos tuvieron que ser hospitalizados, pero apenas en 36 %  habían sido admitidos de inmediato tras buscar atención médica.

De los pacientes admitidos al hospital, 38 necesitaron cirugía para limpiar la herida o extirpar el tejido infectado. El estudio, que aparece en la revista Journal of Hand Surgery ( doi: 10.1016/j.jhsa.2013.11.003.), también reveló que ocho pacientes necesitaron más de un procedimiento quirúrgico, y algunos necesitaron cirugía reconstructiva.

El 80 %  de los pacientes también recibieron inicialmente antibióticos orales, apuntaron los investigadores. Para el 14 % de esos pacientes, el tratamiento ambulatorio con antibióticos no funcionó, y tuvieron que ser hospitalizados.

En la mayoría de los casos, las mordeduras ubicadas directamente encima de la muñeca u otra articulación tenían más probabilidades de resultar en una hospitalización que las mordeduras en los tejidos blandos, apuntaron los investigadores.

Hay que tomarse en serio las mordeduras de los gatos, y los médicos deben evaluarlas con cuidado, advirtieron los autores del estudio. Esto es particularmente así cuando los pacientes tienen la piel inflamada e hinchazón. En esos casos, la herida debe ser tratada agresivamente, plantearon los investigadores.

“Las mordeduras de los gatos parecen muy benignas, pero como sabemos y como muestra este estudio, no lo son”, lamentó Carlsen. “Pueden resultar muy graves”.
febrero 9/2014 (Medlineplus)

Babovic N, Cayci C, Carlsen BT.Cat bite infections of the hand: assessment of morbidity and predictors of severe infection.J Hand Surg Am. 2014 Feb;39(2):286-90.

febrero 18, 2014 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Enfermedades infecciosas, Infecciones Bacterianas y Micosis, zoonosis | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2014
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    2425262728  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración