Según un estudio realizado en el Hospital Universitari Son Espases de Mallorca, la tasa de éxito es del 98 % en el inicio, del 93,9 al año y del 88,1 a los dos años.

Las técnicas endovasculares salvan la extremidad de casi todos los pacientes con arteria femoral superficial obstruida, según ha mostrado un estudio realizado en el Hospital Universitari Son Espases de Mallorca y presentado en el Congreso Internacional del Capítulo de Cirugía Endovascular, celebrado recientemente en Granada.

Esta investigación ha evaluado los resultados de la revascularización con técnica endovascular (a través de catéter) de las oclusiones de la arteria femoral superficial.Tras ramificarse, la arteria femoral profunda recibe el nombre de arteria femoral superficial, debido a su trayecto superficial, que continúa su trayecto por la parte anterior del muslo, a lo largo del fémur, para proporcionar sangre a las arterias que circundan la rodilla y el pie.

La obstrucción de los troncos arteriales reduce el aporte de oxígeno a los músculos, lo que se manifiesta durante el ejercicio, causando la llamada claudicación intermitente (cojeo), una sensación dolorosa referida como pesadez o calambre de los músculos afectados, que aparece gradualmente durante el ejercicio. No obstante, las molestias desaparecen completamente con el reposo y se presentan de igual modo cada vez que la extremidad afectada desarrolla el mismo grado de ejercicio. Cuando la obstrucción afecta a la arteria femoral superficial, la claudicación afecta principalmente a la pantorrilla.

De los 53 casos de oclusiones analizados en el estudio, un 13 % eran claudicantes y un 87 % presentaban isquemia crítica. Al mismo tiempo, se realizaron 24 angioplastias simples, con el fin de restaurar el flujo sanguíneo, obstruido por placas de colesterol y/o trombo, y se colocaron 36 “stents”. La tasa de éxito inicial fue del 98 % y la tasa de salvamento de la extremidad fue del 93,9 % al año y del 88,1 % a los dos años.

Estudio del Hospital de Donostia

En el Congreso también se presentó un estudio realizado en el Hospital de Donostia, firmado también por seis especialistas, que han revisado un total de 112 “stents” carotídeos implantados en 108 pacientes desde enero de 1999 a diciembre de 2012.

Las arterias carótidas son las que se sitúan a cada lado del cuello y llevan la sangre necesaria al cerebro y a la cara. Hay dos formas de tratar una arteria carótida estrecha o bloqueada. La primera opción es un tipo de cirugía llamada endarterectomía, que se considera el “gold standard” en el tratamiento de la estenosis carotídea. Sin embargo, hay pacientes de alto riesgo quirúrgico para los que esta técnica no es segura; para ellos se concibió la angioplastia, con colocación de stent (endoprótesis vascular), que se realiza mediante una incisión quirúrgica pequeña.

Los resultados del estudio realizado en el Hospital Donostia muestran que no hubo mortalidad ni complicaciones cardiacas periprocedimiento y que la supervivencia global a los 6, 12, 24 y 48 meses fue del 97%, 94,5 %, 91,2 % y 77,6 %, respectivamente.

La incidencia del ictus (accidente cerebrovascular) fue del 3,6 % tras trece años de seguimiento y la supervivencia libre de ictus a los 5 y 10 años fue del 98,2 % y 91,2 %, respectivamente.
diciembre 16/2013 (JANO)

diciembre 24, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Angiología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2013
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración