Un estudio indica que la posibilidad de que las personas con diabetes tipo 2 necesiten insulina está asociada con varias características clínicas, pero no con factores genéticos.

Estudios previos habían sugerido que un índice de masa corporal (IMC) bajo, la edad joven al momento del diagnóstico y una baja función de las células beta estarían relacionados con un avance acelerado de la enfermedad, según publica el equipo en la revista Diabetes Care (doi: 10.2337/dc13-1995).

El doctor Ewan R. Pearson, de la Universidad de Dundee, en Gran Bretaña, y colegas utilizaron información de 5250 pacientes con diabetes tipo 2 de Tayside, en Escocia.

El equipo definió la necesidad de insulina como el tratamiento con la hormona o un nivel de hemoglobina (Hb) A1c de por lo menos 8,5 % (o 69 mmol/mol) con dos o más terapias no insulínicas para la diabetes.

Los autores usaron la Escala de Riesgo Genético (GRS, por su sigla en inglés) que cubre 61 variables conocidas para la diabetes tipo 2. Cada unidad de la GRS corresponde a un aumento de 2,72 puntos del riesgo genético esperado para la enfermedad.

Un IMC inferior a 24 y superior a 30, como así también un valor de referencia HbA1c por encima del 7 % (53 mmol/mol) estuvieron significativamente asociados con un aumento del riesgo de necesitar tratamiento con insulina.

Otras características que estuvieron independientemente relacionadas con un avance acelerado de la necesidad de utilizar insulina fueron la menor edad al momento de diagnosticar la diabetes, el colesterol HDL bajo y los triglicéridos elevados.

Los resultados de la GRS para la diabetes tipo 2 no estuvieron asociados con el tiempo hasta empezar a necesitar insulina. Pero su aumento estuvo relacionado con una menor edad al momento del diagnóstico y de empezar a usar insulina (pero no con el intervalo entre el diagnóstico y la necesidad de utilizar insulina).

En un análisis secundario no surgió una relación significativa entre el valor GRS para las células beta o para la resistencia a la insulina y el avance de la enfermedad hasta necesitar utilizar insulina después del diagnóstico de la diabetes.

“Esta ausencia de asociación sugiere que los factores biológicos que captaron las variables de riesgo para la diabetes no tendrían un papel importante en los mecanismos biológicos que promueven el avance de la diabetes después del diagnóstico”, señala el equipo.

Los autores agregan que “existen mecanismos biológicos que explicarían esa diferencia”.

“Este estudio es interesante, pero diría que plantea hipótesis y no me haría modificar el manejo de mis pacientes con diabetes tipo 2″, dijo la doctora Christina Korownyk, de la Universidad de Alberta, en Edmonton, Canadá.

“Cuando hablamos de reducir el riesgo de que la enfermedad avance, a nuestros pacientes les preocupa más disminuir los resultados cardiovasculares que el nivel de A1c”, agregó Korownyk, que no participó del estudio.

Por lo tanto, opinó que “el tratamiento debería organizarse a partir del riesgo general, no de marcadores secundarios individuales (…) Tenemos algunas herramientas para predecir el riesgo cardiovascular general, que es, en definitiva, lo que queremos prevenir”.

Pearson no realizó comentarios sobre el estudio.
diciembre 2/2013 (Medlineplus)

Zhou AK, Donnelly LA, Morris AD, Franks PW, Jennison C, Pearson ER.Clinical and genetic determinants of progression of type 2 diabetes: A DIRECT Study.Diabetes Care. 2013 Nov 1.

diciembre 16, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Endocrinología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2013
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración