Un estudio sugiere que el riesgo de sufrir una caída se duplica en los adultos mayores con cataratas entre la cirugía del primer ojo y la del segundo ojo.

Esto surge tras años de resultados contradictorios, según publican los autores en Age and Ageing  (doi: 10.1093/ageing/aft177). Y su importancia sigue vigente por el envejecimiento poblacional y la creciente demanda de estas cirugías.

En Australia, donde se realizó el estudio, las operaciones de cataratas se triplicaron en las dos últimas décadas.

“Este estudio nos dice que el momento de las cirugías es muy importante”, dijo el doctor Ediriweera Desapriya, de la Universidad de Columbia Británica, Vancouver, Canadá.

Investigó sobre las caídas de adultos mayores en el Centro para la Investigación Epidemiológica y Evaluativa Clínica.

“Antes, nadie quería operar ambos ojos el mismo día”, indicó Desapriya, que no participó del estudio. “Pero, ahora, la tecnología avanzó y las complicaciones no son tan comunes.”

El equipo de Lynn Meuleners, de la Universidad Curtin, Perth, revisó las historias clínicas electrónicas de los hospitales y el registro de defunciones del oeste de Australia.

En el período 2001-2008, se operaron de cataratas en ambos ojos casi 28 400 adultos mayores de la región. El equipo halló que 1094 también sufrieron una caída tan grave como para tener que concurrir al hospital.

Los pacientes esperaron unos 10 meses entre ambas operaciones y el riesgo de caerse creció dos veces más entre los procedimientos que en los dos años previos a las cirugías. Y en los dos años posteriores a la cirugía del segundo ojo, el riesgo era un 34 % más alto que antes de la primera cirugía.

El riesgo también aumentó con la edad: la mayoría de los pacientes que se cayeron tenían más de 80, eran mujeres, vivían en la ciudad y no estaban casados.

“Es un estudio bien realizado”, opinó Stephen Lord, investigador principal senior de Neuroscience Research Australia, Sídney, y que no participó del estudio.

“En el intervalo entre las cirugías -explicó-, los pacientes viven con ojos que dejaron de ser iguales y esto tiene distintos efectos”, como en la agudeza visual y la profundidad de campo.

“Para esas funciones, ambos ojos tienen que trabajar juntos.”

Recordó que por lo menos un ensayo clínico controlado previo había hallado que los pacientes sufrían menos caídas después de la cirugía de cataratas. Ahora, después de este estudio, Desapriya señaló que los médicos pueden recomendarles a los pacientes que tomen precauciones después de la cirugía del primer ojo.

“También hay que alentarlos a realizarse la segunda cirugía más tempranamente. De otro modo, los ojos siguen funcionando monocularmente y se pierde la percepción de profundidad”, agregó.

El estudio no demuestra que la cirugía de cataratas sea la primera causa de las caídas, sino sólo su relación.

Para los autores, una limitación del estudio es no haber podido conocer el estilo de vida de los pacientes, como sus actividades diarias, y otras enfermedades oculares, que pueden influir en el riesgo de sufrir caídas.

Tampoco analizaron las caídas de pacientes que no habían sido operados de cataratas, comparaciones relevantes al considerar las variaciones del riesgo.
diciembre 6/2013 (Medlineplus)

Meuleners LB, Fraser ML, Ng J, Morlet N.The impact of first- and second-eye cataract surgery on injurious falls that require hospitalisation: a whole-population study.Age Ageing. 2013 Nov 4.

diciembre 11, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Geriatría, Oftalmología | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2013
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración