Aunque los miomas uterinos son una patología benigna, su alta prevalencia (alrededor del 50-60 % de las mujeres perimenopáusicas) y el hecho de que en el 60-70 % de los casos acaban presentando síntomas hacen que cualquier avance tenga una gran relevancia.

Un buen ejemplo es el acetato de ulipristal, comercializado por Gedeon Richter con el nombre de Esmya, que se ha convertido en un arma efectiva en mujeres con anemia severa y en situación prequirúrgica, ya que permite corregir la anemia, reducir el tumor y dejar a la paciente en mejor situación general para la intervención.

Esmya, primer modulador selectivo de los receptores de progesterona (SPRM) con indicación en el tratamiento de los miomas uterinos, actúa sobre el eje hipotálamo-hipofisario, inhibiendo la ovulación en la mayoría de las pacientes y manteniendo niveles de estradiol equivalentes a los de la fase folicular media.

Además, tiene una acción directa sobre los miomas, reduciendo su tamaño mediante la inhibición de la proliferación celular y la inducción de la apoptosis. Asimismo, ejerce un efecto directo sobre el endometrio, reduciendo el sangrado excesivo de manera rápida e induciendo amenorrea.

Administración
Según ha explicado Javier Monleón, responsable de la Unidad de Miomas del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, de Valencia, todo ello redunda en “facilitar una cirugía más sencilla y con menor riesgo”. Su administración “es por vía oral y la dosis es una pastilla diaria de 5 mg durante tres meses”, aunque ha matizado que se está investigando para “darlo a más largo plazo y continuado”.

Juan Gilabert, jefe del Área Clínica Materno-Infantil del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, ha añadido que “se están realizando estudios con dosis repetidas y hasta doce meses de tratamiento, lo cual permitiría mantener un mayor tiempo los beneficios terapéuticos”.

Monleón ha apuntado que el fármaco lleva unos cinco años en el mercado con otras aplicaciones (como anticoncepción de emergencia en una única dosis de 30 mg) y la experiencia ha mostrado que es seguro y no ha dado problemas. En este contexto, ha añadido que “los efectos secundarios son leves y se toleran muy bien”.

Más allá de la ficha técnica
Monleón ha señalado que, al margen de la indicación actual, se vislumbran nuevos campos de acción para este fármaco. Por ejemplo, las mujeres perimenopáusicas que no tienen un buen control con el tratamiento médico habitual. Además, se podría abrir la puerta a otras patologías, como la endometriosis, aunque Monleón ha reconocido que “es muy prematuro afirmarlo”. Gilabert ha incidido en que “en el futuro se deberán estudiar los posibles efectos beneficiosos de esta terapia en otras patologías ginecológicas que causen síntomas similares o tengan un comportamiento biológico parecido”.
noviembre 25/2013 (Diario Médico)

noviembre 27, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Ginecología y Obstetricia | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2013
    L M X J V S D
    « oct   dic »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración