Una revisión sistemática de la literatura médica demuestra que la mitad de las malformaciones fetales se pueden detectar con la ecografía del primer trimestre del embarazo.

Las tasas de detección varían según el tipo de malformación y la técnica de ultrasonido utilizada, señalan los autores de un estudio publicado en la revista Obstetrics & Gynecology
(doi: 10.1097/AOG.0000000000000015.).

Con estos resultados, los médicos que utilizan la ecografía para identificar signos de anormalidades cromosómicas también deberían evaluar detalladamente la anatomía fetal, según explicó la coautora del estudio, doctora A. Cristina Rossi, de la Universidad de Bari, en Italia.

“Hay que insistir en que, aunque el ultrasonido del primer trimestre puede detectar un 50 % de las malformaciones fetales, no reemplaza al ultrasonido del segundo trimestre porque varias malformaciones aparecen más allá del primer trimestre”, agregó Rossi.

“Además, cuando se sospecha de un defecto congénito en el primer trimestre y hay que confirmarlo más adelante, aparece la ansiedad materna”, expresó.

La primera ecografía se realiza entre las 11 y las 14 semanas de gestación, para evaluar la translucencia nucal del feto, según explican Rossi y el doctor Federico Prefumo.

Los expertos señalan que los avances tecnológicos mejoraron la visualización de la anatomía fetal, lo que permite identificar otras anomalías fetales con la ecografía temprana.

Rossi y Prefumo identificaron 19 estudios sobre 78 002 fetos, incluidos 996 con malformaciones confirmadas mediante exámenes postnatales o postmórtem. Las ecografías entre las semanas 11 y 14 de gestación habían detectado malformaciones en el 51 % (472) de los fetos con esos defectos.

La tasa de detección varió según la malformación: la más alta correspondió a las anormalidades del cuello (92 % y la más baja, a las extremidades, la cara y el tracto genitourinario (34 % para cada caso).

La detección de defectos múltiples fue más común que la de malformaciones aisladas (un 60 versus un 44 %), mientras que la tasa de detección fue más alta en las embarazadas de alto riesgo (del 65 %).

Las técnicas transabdominal y transvaginal combinadas alcanzaron una tasa de detección del 62 %, mientras que la de la técnica transabdominal sola fue del 51 % y la de la técnica transvaginal sola, del 34 %.

Las tasas de detección también variaron para cada tipo de malformación.

Por ejemplo, variaron del 1 al 49 % para la espina bífida o la hidrocefalia; del 50 al 99 % para la enfermedad valvular y los defectos septales; y fueron del 100 % para la acrania y la anencefalia, y del 0% para la agenesia de cuerpo calloso y la extrofia vesical.

“Pensamos que deberían implementarse criterios estandarizados para optimizar la precisión de la ecografía temprana en la detección de las malformaciones fetales”, escriben los autores.

“Detectamos una heterogeneidad en los estudios, principalmente en las técnicas”, explicó Rossi por correo electrónico.

“Los criterios estandarizados deberían servir para reducir esa heterogeneidad y evaluar la mejor técnica; por ejemplo, si siempre debería aplicarse el enfoque transvaginal o sólo cuando el ultrasonido transabdominal revela signos sospechosos de anormalidades fetales”, concluyó.
noviembre 22/2013 (Diario Salud)

Rossi AC, Prefumo F. Accuracy of ultrasonography at 11-14 weeks of gestation for detection of fetal structural anomalies: a systematic review. Obstet Gynecol. 2013 Dic;122(6):1160-7.

noviembre 26, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Ginecología y Obstetricia | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2013
    L M X J V S D
    « oct   dic »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración