Un equipo de expertos reveló que en dos horas la cocaína altera de forma permanente el funcionamiento del cerebro, al modificar las estructuras en las que se registran la memoria y el aprendizaje.

Publicado en la revista especializada Nature Neuroscience (doi:10.1038/nn.3498), el estudio refirió además que esta modificación tiene el potencial de desviar la atención hacia la búsqueda compulsiva de la siguiente dosis de droga, como ocurre en la adicción.

Los investigadores observaron directamente las células nerviosas en el cerebro de ratones vivos antes y después de administrarles por primera vez una dosis de cocaína, mediante una técnica denominada microscopía de dos fotones.

Según el experimento, bajo el efecto de la droga los roedores experimentaron en dos horas un rápido y robusto crecimiento en las espinas dendríticas de la corteza prefrontal del cerebro, encargada de controlar funciones vinculadas a la toma de decisiones, el razonamiento y la disciplina.

Por otro lado, en el grupo de control al que se había administrado solo una solución salina no se produjo tal incremento.

Los expertos aseguran también que al día siguiente, las nuevas espinas dendríticas inducidas por la cocaína habían formado una red de conexiones casi cuatro veces más densa a la observada en los ratones que no recibieron la sustancia.

Para los científicos, este hallazgo podría explicar por qué los consumidores de drogas muestran una disminución de la actividad de la corteza frontal en relación con las tareas cotidianas, pero experimentan un incremento en respuesta a cualquier información o estímulo relacionado con la droga.

El estudio destaca que el número y la robustez de las espinas dendríticas se correlacionan muy bien en los ratones cocainómanos con su grado de adicción, el cual se mide por la preferencia de los roedores de permanecer en el lugar donde se les administra la cocaína.
agosto 26/2013  (PL)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2013 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Francisco Javier Muñoz-Cuevas, Jegath Athilingam, Denise Piscopo    , Linda Wilbrecht. Cocaine-induced structural plasticity in frontal cortex correlates with conditioned place preference. Nature Neuroscience. 25 Agosto 2013

septiembre 3, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Adicciones | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2013
    L M X J V S D
    « ago   oct »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración