Una investigación en que fueron evaluadas 101 073 mujeres de entre 18 y 22 años, concluyó que las que presentaban períodos menstruales irregulares o largos mostraban una clara tendencia a aumentar de peso.   

Las mujeres con ciclos menstruales largos e irregulares son más propensas a padecer enfermedades cardiovasculares, según señala el presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el doctor Enrique Galve.

Así lo asegura el experto, que se vale de diferentes estudios que las relacionan. De esta forma, indica que éstas “tienen una mayor propensión a desarrollar diabetes, un mayor índice de masa corporal y tendencia a engordar”.

Por ello, y a pesar de que “en ningún caso suponen una relación de causa y efecto”, el experto expone que la diabetes y la obesidad “son dos de los principales factores de riesgo cardiovascular”, algo que comparte la Fundación Española del Corazón (FEC) al asegurar que estas mujeres “están más expuestas a padecer enfermedades del corazón”.

A juicio de Galve, ambos desajustes tienen un origen hormonal y metabólico, “lo que puede explicar que estos problemas aparezcan de forma simultánea o de manera sucesiva”. De hecho, y según una investigación llevada a cabo por el National Heart Lung and Blood Institute de Estados Unidos, la irregularidad menstrual tras el primer período puede ser signo de propensión a estas enfermedades “y, en consecuencia, a la enfermedad cardiovascular”.

Mayor IMC y riesgo de diabetes
Para llegar a la conclusión, los expertos han examinado a 370 niñas de 14 años, de las cuales registraron el nivel de hormonas sexuales, los niveles de glucosa y de insulina, la presión arterial, el peso, la altura y el perímetro abdominal. Tras ello, han hallado que un 2 por ciento de ellas tenía menstruaciones irregulares, siendo éstas en las que la diferencia entre ciclos es superior a 42 días.

Precisamente, en este grupo, los expertos han observado “un peso mayor al del resto de participantes, así como niveles más altos de testosterona”. Por su parte, otro trabajo realizado por el Hospital Brigham and Women de Boston (Estados Unidos), y publicado por la revista Journal of the Amercian Medical Association (doi:10.1001/jama.286.19.2421.), expone que éstas “tienen más riesgo de desarrollar diabetes del tipo II”.

Propensión a la diabetes “especialmente alta”
Así lo sugieren al evaluar a 101 073 mujeres de entre 18 y 22 años, tras lo que se ha descubierto que las que presentaban períodos menstruales irregulares o largos “tenían, a los 18 años, un índice de masa corporal (IMC) mayor al resto de mujeres”. Además, se ha evidenciado que mostraban “una clara tendencia a aumentar el peso a lo largo de los años”.

Por ello, en las mujeres que tenían un IMC igual o superior a 30 puntos a esta edad, la propensión a la diabetes era “especialmente alta”. Concretamente, el riesgo de padecer esta enfermedad “era casi cuatro veces mayor al de mujeres con un IMC inferior o igual a 25 y con ciclos menstruales regulares”.

A tenor de todo ello, Galve sostiene que esta última patología “aumenta de dos a cuatro veces el riesgo de morir por enfermedades del corazón”. Por su parte, la obesidad está “directamente relacionada con la enfermedad cardiovascular”, lamenta
junio 17/2013 (JANO)

Solomon CG, Hu FB, Dunaif A, Rich-Edwards J, Willett WC, Hunter DJ. Long or highly irregular menstrual cycles as a marker for risk of type 2 diabetes mellitus. JAMA. 2001 Nov 21;286(19):2421-6.

junio 19, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Cardiología, Ginecología y Obstetricia | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    junio 2013
    L M X J V S D
    « may   jul »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración