En el entorno hospitalario, los profesionales sanitarios pueden identificar en el paciente geriátrico elementos funcionales, mentales o sociales, señalan expertos participantes en las I Jornadas de Actualización en el Manejo del Paciente Geriátrico en las Urgencias Hospitalarias, recientemente organizadas por HM Hospitales, la Universidad CEU San Pablo y los centros asistenciales Valdeluz en el Auditorio Reina Sofía de HM Universitario Sanchinarro (HMS).

“La valoración de estos pacientes es compleja, por lo que es necesario profundizar en la formación en Geriatría de los profesionales sanitarios que trabajan en este nivel asistencial”, ha señalado a la doctora Guadalupe Pajares, médico de Urgencias de HMS.

Cuadro confusional agudo, caídas, deterioro funcional, cardiopatía isquémica, reagudización de problemas crónicos, ictus, fractura de cadera o maltrato son algunos de las razones por las que acude a urgencias un paciente geriátrico.

Frente a la valoración médica de esta población, “urgente, a menudo breve y dirigida por el motivo de consulta”, Pajares aboga por una visión del anciano que “debe abarcar una esfera multidimensional, teniendo en cuenta la posibilidad de padecer algún tipo de demencia, trastornos afectivos, dependencia basal o fragilidad social”.

Esta experta considera que “una valoración adaptada a la dinámica de estos servicios ayudaría a establecer un plan de cuidados específico para cada paciente”. A su juicio, este hecho cobra más importancia de cara a la realización de maniobras diagnósticas y terapéuticas agresivas, como la reanimación cardiopulmonar, en la que la edad no es un factor determinante en la supervivencia, sino que lo son otros aspectos como la comorbilidad y la funcionalidad.

“Orientar mínimamente este aspecto desde el servicio de Urgencias, haciendo partícipes a los familiares y tomando decisiones conjuntas, facilita nuestro trabajo y el del resto de los especialistas que van a hacerse cargo del paciente, bien sea ingresado en planta o en la posterior valoración en consultas externas si finalmente es dado de alta”, precisa.

Maltratos
Por su parte, esta experta explica que “los malos tratos a los ancianos son un fenómeno difícil, muy complejo, multifactorial y con una elevada prevalencia”, pues entre cinco y siete casos de cada ocho no se detectan, según estudios. Por este motivo, “suele ser necesaria la sensibilización previa de los profesionales, la formación e implicación, además de abordajes personalizados y multidisciplinares”, dice.

Y es que, reconoce que, si bien “es justificable encontrar limitaciones a la hora de enfrentarse a estos temas en Urgencias, es muy importante tener en cuenta un aspecto: estos*servicios son un lugar privilegiado para su detección precoz, a los que se accede cada vez con más frecuencia y de manera totalmente justificada”.

Con respecto al paciente terminal, también pone de manifiesto la limitación a la hora de abordar una situación tan delicada e insistió especialmente en la importancia de atender a las familiar y ofrecerles todo el apoyo e información posible.
octubre 31/2012  (JANO)

noviembre 1, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Geriatría | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2012
    L M X J V S D
    « oct   ene »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración