Autoridades sanitarias de Gran Bretaña alertaron por los crecientes peligros de una seria enfermedad transmitida por los gatos domésticos y que afectaría a unas 350 000 personas al año en el país.

La toxoplasmosis, enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo Toxoplasma gondii, un parásito intracelular obligado, puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto, ocasionando la llamada toxoplasmosis congénita.

También puede revestir gravedad cuando afecta a recién nacidos, ancianos y personas vulnerables por su condición de déficit de inmunidad.

La Agencia de Estándares Alimenticios (FSA, en sus siglas en inglés) pidió al gobierno generar más conciencia en la población sobre los peligros de la enfermedad, que está creciendo en el Reino Unido.

Se estima que entre una y dos personas de cada diez presentan síntomas de toxoplasmosis, que es propagada por contacto directo con gatos o a partir de comida contaminada.

La FSA indicó en un informe dado a conocer en Londres que hay una falta de información general sobre la condición, un hecho que consideró dificulta estimar el verdadero peligro de la enfermedad.

En un 80 % de los casos, la persona infectada no se da cuenta de la condición y no presenta síntomas.

Otros registran síntomas similares a la gripe, pero no necesitan de tratamiento.

Sin embargo, la toxoplasmosis puede llevar a serias complicaciones en personas con debilitados sistemas inmunes, principalmente aquellas que padecen del VIH o de cáncer.

Y en las mujeres embarazadas la enfermedad puede llevar a que el bebé nazca ciego o con daños cerebrales graves, según los expertos.

Los científicos indicaron que tres bebés de cada 100 000 nacen con esa condición en Gran Bretaña, mientras que la proporción es mucho mayor en países en desarrollo o pobres.

El parásito Toxoplasma gondii puede entrar en la cadena alimenticia a través de la defecación del gato, contaminando la tierra, el agua y las plantas.

Los seres humanos pueden además infectarse al comer carnes no cocidas adecuadamente, provenientes de animales que portan el toxoplasma o a partir del contacto con gatos contaminados.

Una vez infectada, la persona es inmune a más infecciones por el resto de su vida.

La FSA indicó que la mejor forma de evitar la infección es utilizar guantes cuando se hacen labores de jardinería o se limpia la materia fecal de gatos, recomendó además lavar bien la fruta y verduras antes de comerlas, y cocinar apropiadamente las carnes.

Las mujeres embarazadas deberían evitar todo contacto con ovejas y corderos recién nacidos, debido a que estos también pueden propagar la enfermedad.

Sarah O’Brien, jefa del comité asesor del área de Seguridad Microbiológica de Alimentos de la FSA, afirmó que el informe dado a conocer demuestra que “aún hay mucho trabajo por hacer para estimar cuán peligrosa es la toxoplasmosis para la población general”.

“Creo que entendemos mejor los riesgos vinculados a aquellas mujeres embarazadas o los que padecen de sistemas inmunes debilitados, razones por las cuales ya habíamos emitido recomendaciones para estos grupos. Sin embargo, la población debe tomar mayores medidas de prevención y concientizarse más al respecto para evitar el contagio de esta condición seria”, concluyó.
septiembre 4/2012 (ANSA)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

septiembre 18, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: zoonosis | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2012
    L M X J V S D
    « ago   oct »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración