El cerebro trabaja más durante los resfriados para que no se pierda temporalmente el sentido del olfato, según evidencia un estudio de la Northwestern Medicina de Chicago (Estados Unidos). El trabajo ha sido publicado en Nature Neuroscience (doi:10.1038/nn.3186).

Según su autor principal, el estudiante de neurociencia en Northwestern Medicine Wu Keng Nei, cuando las fosas nasales se bloquean, el cerebro “trata de adaptarse a la falta de información para que el sistema no se degrade”.

Este especialista analizó durante una semana la evolución de 14 personas con las fosas nasales bloqueadas, que durante la noche respiraban normalmente, y observó un aumento de la actividad en la corteza frontal orbital y una disminución de la actividad en la corteza piriforme, “dos regiones relacionadas con el sentido del olfato”.

Wu Keng Nei señala, asimismo, que posteriores estudios sobre las reacciones del sistema olfativo a corto plazo tras la privación de respiración normal “`podrían proporcionar nuevos conocimientos sobre qué hacer frente a este problema en un contexto crónico”.
agosto 13/2012 (JANO)

Keng Nei Wu, Bruce K Tan, James D Howard, David B Conley, Jay A Gottfried. Olfactory input is critical for sustaining odor quality codes in human orbitofrontal cortex. Nature Neuroscience; 12 agosto 2012

agosto 16, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Neurofisiología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración