Se calcula que un 80 % de los pacientes con carcinoma basocelular presentan mutaciones en genes de la vía Hedgehog. La aparición de vismodegib, que actúa inhibiendo la vía Hedgehog (erizo), se ha mostrado eficaz en el carcinoma localmente avanzado o metastásico.

Clasificar el carcinoma epidermoide cutáneo en función del riesgo de diseminación a distancia es posible, puesto que está bien asentado cuáles son las características clínicas, histológicas y moleculares. Esto permite agrupar a los pacientes. Así lo ha señalado Antonio Martorell, del Hospital de Manises, en Valencia, quien ha presentado en el XL Congreso Nacional de la Academia Española de Dermatología y Venereología, celebrado en Oviedo, el patrón del carcinoma epidermoide atendiendo a su capacidad para desarrollar metástasis.

Los tumores mayores de dos centímetros, con invasión perineural y localizados en labio o pabellón auricular son los que presentan mayor riesgo de metástasis, así como los que se producen en pacientes inmunodeprimidos.

Dentro del grupo básico de tumores cutáneos los basocelulares representan en torno al 85 %, mientras que los epidermoides constituyen el 15 % y los melanomas el 5 %, siendo estos últimos los que ocasionan mayor mortalidad.

Otra de las novedades en el abordaje de los tumores epidermoides es la utilización de la técnica del ganglio centinela, según ha explicado Carlos Guillén, jefe del Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología, para realizar el vaciado ganglionar de una forma más específica en aquellos pacientes que pueden beneficiarse de esta intervención.

Este especialista se ha referido también al avance que supone la disposición de una molécula (vismodegib), que se administra por vía oral y actúa inhibiendo la vía Hedgehog, o vía del erizo, en carcinoma basocelular localmente avanzado o metastásico.

“Hablamos de un grupo de pacientes inoperables para los que hasta ahora no teníamos tratamiento y para los que pasamos a disponer de una molécula que demuestra eficacia en la reducción del tumor y la mejoría de su supervivencia”, ha señalado Guillén.

Se calcula que en torno al 80 % de los pacientes con carcinoma basocelular presentan mutaciones en genes de la vía Hedgehog. “Es un tumor que muy rara vez llega a provocar metástasis, pero cuando lo hace es muy agresivo e invade estructuras profundas, como el conducto auditivo o el sistema nervioso central”, ha añadido Guillén.
junio 12/2012 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración