La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha patentado una formulación para precisar la infertilidad de un individuo mediante el estudio del estrés oxidativo de los espermatozoides.

El método ha sido desarrollado por Jordi Benet y Agustí García Peiró, profesor e investigador de doctorado de la Unidad de Biología Celular y Genética Médica de la UAB. Para comercializarlo se ha creado la spin-off Centro de Infertilidad Masculina y Análisis de Barcelona (Cimab).

La reformulación permite aplicar una reacción química que sirve para identificar el estrés oxidativo, el principal causante de la fragmentación del ADN del espermatozoide y que condiciona que no sea útil para la fecundación. Los investigadores han pasado a realizar la reacción química en un medio semisólido, como la agarosa, en vez del medio líquido que se utilizaba.

“De este modo, conseguimos una concentración adecuada de espermatozoides, que no se puedan mover ni tocar entre ellos, porque, cuando lo hacen, se contaminan, ya que son los productores de ese estrés oxidativo. Y, si hay uno que es positivo y toca a otro, lo convierte en positivo. Con nuestra formulación se puede observar al microscopio los que están produciendo realmente estrés oxidativo. A partir de aquí se estima un porcentaje y hemos visto que se correlaciona con la fragmentación del ADN, viendo valores positivos en pacientes infértiles”, ha explicado García Peiró.

En su opinión, la principal ventaja de la técnica radica en el hecho de que cualquier laboratorio básico de andrología puede determinar este parámetro de forma rápida, a un coste económico y sin precisar de personal específico.

“La agarosa, con una textura similar a la gelatina, impide que durante los 45 minutos que dura la reacción los espermatozoides puedan moverse, evitando falsos positivos”, ha añadido.

Pese a que los antioxidantes se han utilizado en los últimos años para mejorar la calidad espermática, resulta complicado para un laboratorio de andrología determinar si una muestra de esperma produce estrés oxidativo.

Como ha recordado García Peiró, el motivo es que los métodos que se utilizan son más sofisticados, complicados y caros. “Con este método más sencillo, el médico dispondrá de un valor para determinar si un paciente necesita antioxidantes”.

La principal técnica que se utiliza en este ámbito son los seminogramas, con un valor limitado, ya que principalmente muestran el número de espermatozoides, si se mueven de forma correcta y si son o no morfológicamente normales. Estos datos se asocian a un mejor o peor pronóstico, aunque se produce una gran variabilidad en los datos.

“Es una prueba que se realiza desde los inicios de la andrología y sigue siendo útil porque es necesario saber si hay espermatozoides y si se mueven. Pero tiene un valor limitado que se complementa con el estudio de la fragmentación del ADN, que permite obtener valores más exactos”.

Nueva “spin-off”
Desde el Parque de Investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona se ha impulsado la puesta en marcha de la spin-off del Centro de Infertilidad Masculina y Análisis de Barcelona. “Se ha hecho para darle vida a la patente: la Universidad la mantiene durante un tiempo, pero es costoso hacerlo. La idea es comercializarla o sublicenciarla para que se pueda fabricar y distribuir este desarrollo como un kit de diagnóstico para laboratorios de andrología”, ha descrito García Peiró. Además, la empresa también proporcionará un servicio diagnóstico en este ámbito.
febrero 5/2012 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2012
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración