Expertos advirtieron de que pese a la disminución de las muertes por paludismo en África y a la esperanza de erradicar la enfermedad no hay que bajar la guardia, puesto que la variante Plasmodium vivax se mantiene estable en partes de Asia y de América Latina.

Un equipo de expertos de la Universidad de Oxford, dirigido por el profesor Peter Gethington, elaboró un mapa en el que muestran el impacto de esta variante, que no es considerada tan mortal como el Plasmodium falciparum -el parásito predominante en África- pero es la más común en el mundo.

El Proyecto Atlas de la Malaria (MAP) fue presentado este lunes durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Tropical e Higiene (ASTMH) que se celebra en Estados Unidos y será publicado en el número de diciembre de la American Journal of Tropical Medicine and Hygiene.

Se calcula que anualmente unas 2850 millones de personas corren riesgo de ser infectadas por esta variante.

La India es uno de los puntos donde se concentra la amenaza, incluidas zonas urbanas como Mumbai, lo que según los expertos desmitifica que el paludismo sea algo que afecta solo a las zonas rurales.

En América Latina, la mayor preocupación afecta a un área muy extensa, aunque poco poblada, de la Amazonía Norte, sobre todo a Brasil. Sin embargo, el punto de acceso también incluye partes de Perú, Colombia y Venezuela.

En América Central, casi toda Nicaragua es un punto de acceso al paludismo vivax, así como partes de Honduras y Guatemala.

Por el contrario, en África existe pero las tasas de infección parecen estar muy bajas para la mayoría del continente. No obstante, el mapa indica un nivel moderado pero estable en algunas partes del Cuerno de África y en Madagascar.

Sus hallazgos se suman a otros estudios presentados durante la reunión que apuntan a que el paludismo vivax puede causar la muerte en muchos más casos de lo que se pensaba y confirman que los tratamientos existentes son inadecuados y potencialmente tóxicos para miles de personas.

El problema, según los expertos, se agrava por la falta de opciones de tratamiento ya que las terapias combinadas con artemisinina (TCA) que se utilizan para curar las infecciones por el Plasmodium falciparum pueden ayudar a tratar las infecciones agudas de vivax del torrente sanguíneo, solo la primaquina puede eliminar el vivax del hígado, el principal órgano al que afecta.

Sin embargo, han detectado que una condición hereditaria que pudo surgir en respuesta a la exposición al paludismo puede hacer que estos medicamentos sean tóxicos y a veces mortales para algunas personas que viven en zonas endémicas de vivax. Incluso en los casos en los que la primaquina no es tóxica para el paciente, el hecho de que sea necesario un tratamiento de 14 días dificulta la cura en las áreas donde las personas tienen poco o ningún acceso a atención sanitaria.

Es hora de dar paso a la “lucha contra el paludismo //vivax y dejar de mirar a esta forma de la enfermedad como relativamente leve y tolerable”, señaló en un comunicado el doctor Peter Hotez, experto en enfermedades infecciosas y presidente de la ASTMH, quien destacó la necesidad de acordar guías globales centradas en la erradicación de todo tipo de paludismo.
diciembre  6/2011 (EFE)

Tomado del Boletín de Prensa Latina, Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Información Relacionada:

Development and Evaluation of a Rapid Diagnostic Test for Plasmodium falciparum, P. vivax, and Mixed-Species Malaria Antigens.

Modelling the global constraints of temperature on transmission of Plasmodium falciparum and P. vivax.

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2011
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración