Un equipo liderado por científicos del Instituto de Investigación Scripps, en Estados Unidos, ha identificado una nueva vía metabólica para el control de la inflamación cerebral y establecido estrategias para su tratamiento.

El informe, que ha sido publicado en Science ( doi: 10.1126/science.1209200), se centra en el tipo de inflamación que, normalmente, se puede tratar con antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina o el ibuprofeno.

“Nuestros resultados ofrecen la posibilidad de desarrollar antiinflamatorios más específicos y que no tengan los efectos secundarios de los AINE”, señala el autor sénior del estudio, Benjamin F. Cravatt, director del Departamento de Química Fisiología y miembro del Instituto Skaggs de Biología Química y el Centro Dorris de Neurociencias en Scripps.

El descubrimiento, fortuito, se originó tras un intento de Cravatt y sus colaboradores de desarrollar un nuevo tipo de fármaco para aliviar el dolor centrándose en una enzima conocida como monoacilglicerol lipasa (magl). Normalmente, esta enzima bloquea la acción de un neurotransmisor conocido como 2-AG, que se encarga de aliviar el dolor. Para reducir la tasa de degradación de 2-AG, el equipo de Cravatt desarrolló un potente y selectivo inhibidor del magl.

En el curso de esta investigación, los científicos diseñaron ratones que carecen genéticamente de magl. “Nos dimos cuenta de que los cerebros de los ratones con el magl inhibido mostraban niveles reducidos de ácido araquidónico, una molécula precursora de los lípidos inflamatorios”, explica Daniel Nomura, un ex miembro del laboratorio de Cravatt que se encuentra actualmente en la Universidad de California en Berkeley.

Para su sorpresa, los investigadores encontraron que en el cerebro, la producción de ácido araquidónico es controlada principalmente por magl. Los investigadores demostraron que bloqueando la actividad de magl, o eliminándola genéticamente, se reduce la reserva de ácido araquidónico y las prostaglandinas en el cerebro del ratón, limitando la posibilidad de inflamación en el cerebro.

Para probar este efecto, los investigadores establecieron dos modelos estándar de inflamación cerebral en ratones de laboratorio. “Ambos modelos, la reducción de magl -genéticamente o con nuestro inhibidor- protegieron a los animales de la neuroinflamación,” afirma Nomura.

Los AINE, como el ibuprofeno, ya se utilizan para reducir la inflamación que se origina a partir del ácido araquidónico; sin embargo, los AINE también inhiben la enzima ciclooxigenasa, que protegen el revestimiento del tracto gastrointestinal -causando sangrado gastrointestinal, entre otros efectos secundarios adversos. En el cerebro, donde magl es el controlador principal de los niveles de ácido araquidónico, el bloqueo de esta enzima podría ser una mejor estrategia. “En principio, con un inhibidor de magl, podríamos evitar la toxicidad gastrointestinal que está asociada con los AINE, manteniendo su efecto anti-inflamatorio”, concluye Nomura.
Octubre 21/2011 (JANO)

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu acceden al texto completo a través de Hinari.

Daniel K. Nomura, Bradley E. Morrison, Jacqueline L. Blankman, Jonathan Z. Long, Steven G. Kinsey, Maria Cecilia G. Marcondes.Endocannabinoid Hydrolysis Generates Brain Prostaglandins That Promote Neuroinflammation. Publicado en Science (2011)

octubre 22, 2011 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Farmacología, Investigaciones | Etiquetas: , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    octubre 2011
    L M X J V S D
    « sep   nov »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración