Enfermedades gastrointestinales como el estreñimiento y el síndrome del intestino irritable tienen una influencia fuerte de situaciones emocionales como el estrés, la depresión y la ansiedad, indicó el experto Julio César Soto.
En entrevista con Notimex, el especialista alertó que estas dos enfermedades se confunden por los síntomas similares que presenta el paciente, como inflamación abdominal (distensión) y dificultad en evacuar, pero en el caso del estreñimiento no hay dolor. \”Son enfermedades que, además de que un factor de riesgo son los malos hábitos alimenticios, la esfera emocional es muy importante, sobre todo el estrés\”, precisó el gastroenterólogo y endoscopista del Hospital de Petróleos Mexicanos (Pemex).
El también jefe de Servicio de la Clínica de Fisiología Digestiva del Hospital Ángeles Metropolitano explicó que todos estos problemas son adquiridos, aunque existe algún componente genético, pero no necesariamente un papel importante. En México, 22 millones de personas sufren estreñimiento, mientras que 15% de la población mayor de 20 años presenta síndrome de intestino irritable, detalló.
Soto Pérez refirió que esos problemas de salud se relacionan con personas que tienen ansiedad, depresión y estas alteraciones de personalidad se observan hasta en 65% de los pacientes que las sufren. El especialista apuntó que lo más grave es que estos padecimientos cada vez son más frecuentes y afectan a la población más joven, en edad productiva, lo que perjudica su condición socioeconómica y laboral.
El caso del intestino irritable tiene una prevalencia de 15%, anotó, además de que durante su desarrollo afecta la calidad de vida de quien la padece, porque genera ausentismo laboral y limita su actividad, lo que representa un problema de salud pública.
En cambio, el estreñimiento es un malestar digestivo y afecta al 20% de la población, es decir, aproximadamente a 22 millones de personas, pero el principal problema es que las personas no acuden al médico, añadió.
El doctor Soto Pérez puntualizó que de los afectados por estreñimiento, 35% son crónicos, mientras que 80% son mujeres. \”El estreñimiento afecta más a mujeres que a hombres en una proporción de tres a uno, y es principalmente por hábitos que incrementan la posibilidad de que se aumente esta enfermedad\”, aseveró.
Aseguró que para prevenir o evitar el estreñimiento y el síndrome de intestino irritable se deben evitar ayunos, comer a sus horas, no ingerir alimentos entre comidas, tener actividad física, comer fibra, frutas y cereales, y disminuir el estrés. \”Si bien es cierto que el estrés no genera el problema, si es un factor que potencia la intensidad\”, puntualizó el experto.
\”Hablar de estreñimiento es que el paciente refiere más de 36 horas sin poder evacuar y la apariencia de las heces en vez de ser formadas como plátano pueden ser bolitas como de borrego o muy gruesas\”, explicó.
Mencionó que otro síntoma es que se genera la sensación de tener una evacuación incompleta y afecta específicamente el colón, aunque no provoca dolor, pero sí inflamación y molestia que se alivia al ir al baño.
En caso contrario, los síntomas que se presentan en el síndrome de intestino irritable es que se siente mucho dolor. \”Cuando hay dolor puede ser síndrome del intestino irritable, de hecho la definición de esta enfermedad que la gente la ubica como colitis, es dolor o malestar que mejora con la defecación\”, dijo.
El experto subrayó que es por ello que si el enfermo tiene dolor tipo cólico, distensión y disminución en la frecuencia de las evacuaciones, no tiene estreñimiento. Lo que tiene es síndrome del intestino irritable con predominio de estreñimiento, porque también hay síndrome con predominio de diarrea y con patrón mixto: diarrea-estreñimiento, aclaró.
Soto Pérez alertó de la importancia de acudir al médico en ambos casos, y sobre la no automedicación o consumo de laxantes para buscar una solución al problema pues, por ejemplo, no siempre se trata de estreñimiento.
Advirtió que no se debe confundir el hábito intestinal que es variable entre los individuos, ya que no existen patrones determinados para evacuar, puede ser diario, varias veces al día o incluso cada 48 horas, siempre que no represente las molestias antes mencionadas.
El gastroenterólogo señaló que el tratamiento es con laxantes, pero lo más recomendable es consumir fibra natural de frutas, verduras y cereales, como el salvado, y hacer ejercicio, así como tomar por lo menos dos litros diarios de agua.
El experto explicó que si se abusa de la ingesta de laxantes, lo único que generan es que las heces se ablanden y provoca que el intestino se mueva todavía menos, se hace más flojo, al acostumbrarse a la sustancia y al dejar de funcionar.
Ciudad de México, enero 3/2011 (Notimex)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración