Los pacientes con sistemas inmunes deprimidos pueden desarrollar rápidamente infecciones de gripe H1N1 que resisten a todos los medicamentos conocidos, reportaron médicos en Holanda.
El caso de un paciente de 5 años con leucemia que murió por gripe H1N1 después de que el virus mutó en su cuerpo mostró que la gente con sistemas inmunes debilitados podrían estar en mayor riesgo de desarrollar infecciones peligrosas resistentes a los medicamentos, e ilustró los riesgos de usar los remedios actuales para tratar a esos pacientes, dijeron los expertos.
El virus H1N1 que infectó al menor mutó para resistir a los tres medicamentos aprobados para su tratamiento, dijo el médico Charles Boucher del Centro Médico de la Erasmus University en Rotterdam en una carta dirigida a The New England Journal of Medicine (NEJM).
\”La actual fórmula de los dos medicamentos que tenemos tienen un problema intrínseco con la resistencia. Una sola mutación es suficiente para que el virus se vuelva resistente\”, dijo Boucher en una entrevista telefónica.
Es un tema complicado para los médicos, a quienes se les ha recomendado que utilicen rápidamente los medicamentos en los pacientes que padece cáncer que son considerados especialmente vulnerables a la gripe.
El niño estaba siendo preparado para un trasplante de células madres de médula ósea, un tratamiento riguroso que requiere primero destruir el sistema inmune del paciente.
Cuando se enfermó con la gripe H1N1, se le dieron antibióticos y Tamiflu, conocido genéricamente como oseltamivir. El medicamento es elaborado y distribuido por las farmacéuticas Roche y Gilead Sciences.
Cuando pareció que el Tamiflu había eliminado al virus, se realizó el trasplante de médula ósea. Luego la influenza reapareció, afirmaron Boucher y sus colegas.
Los médicos entonces intentaron un tratamiento intravenoso con zanamivir, el nombre genérico de Relenza, elaborado por GlaxoSmithKline y Biota. El niño se recuperó y, nuevamente, el virus pareció desaparecer por lo que se le envió a su hogar.
Pasados 19 días el niño regresó al hospital con síntomas de gripe. En esta oportunidad, Ralenza no funcionó. El niño falleció tres meses después, en marzo.
Pruebas de laboratorio mostraron que el virus que infectó al niño también era resistente a peramivir de BioCryst, un medicamento experimental de la misma clase que Relenza y Tamiflu que fue aprobado para tratamientos intravenosos de emergencia durante la pandemia.
Este mes, los investigadores informaron que una mujer de Singapur desarrolló resistencia al Tamiflu en 48 horas.
En marzo, médicos de Estados Unidos informaron de otros dos casos en los que se desarrolló resistencia al Tamiflu. Ambos pacientes tenían sistemas inmunes debilitados, como el niño de Holanda. Uno también se volvió resistente al peramivir. En esos casos, Relenza funcionó.
\”En un escenario normal, el sistema inmune ayuda a evitar el crecimiento de virus resistentes a medicamentos\”, dijo Boucher. “Ante un sistema inmune debilitado, podría haber un ligero aumento en el riesgo de mayores virus resistentes”, agregó.
La mayoría de las cepas de la influenza ya son resistentes a dos medicamentos antiguos, amantadina y rimantadina.
Boaston, octubre 3/2010 (Reuters)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración