Un amplio estudio ha llegado a la conclusión de que un estilo de vida saludable puede reducir el riesgo de ictus en poblaciones enteras, e incluso en aquellos que presentan un riesgo genético elevado de ictus.


lower-the-riskLa investigación, de siete años de duración, siguió los resultados de 306 473 británicos que tenían al inicio del estudio una edad de 40-73 años y no contaban con antecedentes de ictus ni ataques cardíacos. Los científicos utilizaron 90 variantes genéticas que se sabe que están vinculadas con el ictus para calcular una puntuación de riesgo genético de cada participante del estudio.

En general, la tasa de ictus aumentó un 35 % en las personas con una puntuación de riesgo genético alta en comparación con las que tenían una puntuación baja. Sin embargo, los individuos con un estilo de vida saludable (no fumaban, no tenían sobrepeso, hacían ejercicio con regularidad y consumían una dieta rica en frutas, verduras y pescado) tenían un riesgo de ictus un 66 % más bajo que aquellas con un estilo de vida menos sano. Esto se sostuvo independientemente de su nivel de riesgo genético de ictus.

En concreto, fumar se asoció con las tasas más elevadas de ictus; el riesgo era alto en los fumadores, independientemente de que tuvieran un riesgo genético alto o bajo. A lo largo de todas las categorías de riesgo genético y estilo de vida, los hombres mostraban un riesgo de ictus más elevado que las mujeres. El estudio se publica en BMJ 2018.
diciembre 6/2018 (neurologia.com)

diciembre 7, 2018 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Neurología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    diciembre 2018
    L M X J V S D
    « nov    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración