En España, ya se han intervenido los dos primeros casos de pacientes pediátricos cuyas patologías en el oído externo y medio impiden la colocación de un audífono convencional. Javier Cervera, jefe del Servicio de Otorrinolaringología (ORL) en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, de Madrid, ha efectuado ambas cirugías con el nuevo dispositivo. Este implante osteointegrado -en esencia, una plataforma imantada que asegura la colocación de un dispositivo externo- se indica sólo en los casos en los que el paciente exhibe un oído interno completamente sano.

Las principales indicaciones, y de hecho, las dos que han motivado sendas intervenciones en el Hospital Niño Jesús, son la malformación congénita del oído externo y medio, y la otitis media crónica bilateral.

“La principal indicación se establece en pacientes cuyo oído interno se encuentre sano; básicamente, en niños con agenesia (falta de desarrollo del conducto auditivo externo) y en aquéllos con otitis media bilateral crónica siempre que no admitan un audífono convencional. En los dos casos que hemos realizado, uno presentaba la malformación y otro un colesteatoma bilateral, que exigió la resección de todo el sistema de transmisión del oído medio”, detalla a DM Cervera.

Otras posibles indicaciones podrían encontrarse en algunos pacientes con síndrome de Down cuyo conducto auditivo externo es demasiado estrecho y tampoco admite el audífono convencional. Mucho menos frecuentes y bastante raras en los niños, pero también motivo para la intervención serían las otitis externas crónicas asociadas a conductos muy cerrados que impiden la transmisión del sonido al oído interno

El nuevo dispositivo se fija, bajo la piel, en el hueso temporal; para ello, con una cirugía sencilla, sin riesgos y de unos veinte minutos de duración, se crea un pequeño lecho en el hueso, donde estará alojada la placa cuya fijación se asegura mediante pequeños tornillos. Una vez asentada, la placa se recubre con la piel y de esta forma, el dispositivo externo puede adherirse mediante el imán, lo que permite la transmisión de la vibración sonora hacia el oído interno. La recuperación de la función auditiva es del cien por cien.

Opción convencional
Hasta ahora, en estos pacientes se colocaba un dispositivo que requería de un tornillo transcutáneo para asegurar la fijación. Este tipo de sistema conlleva problemas de infección, alteraciones dérmicas, rechazos y obtiene una peor calidad del sonido.

Cervera recuerda que el dispositivo se ha empezado a aplicar desde hace un par de años en Alemania y Estados Unidos, con excelentes resultados. También ha insistido en la importancia de adoptar éstas y otras medidas para tratar la hipoacusia lo más precozmente posible. “Está en juego el desarrollo del lenguaje”, ha enfatizado.

En ese sentido, el nuevo dispositivo osteointegrado puede aplicarse a partir de los tres años, cuando el hueso temporal tiene el grosor suficiente para alojar la placa, y por tanto, no se compromete la función del lenguaje.
febrero 26/2013 (Diario Médico)

febrero 27, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Otorrinolaringología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    febrero 2013
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración