endometriosisCon un diagnóstico ahora no quirúrgico y un tratamiento hormonal recomendado como tratamiento de primera línea, los procedimientos invasivos han dejado de ser la primera opción para tratar la endometriosis. Durante el Congreso Internacional de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) de 2023, varias intervenciones mencionaron esta nueva tendencia, que incluye la prueba de saliva para diagnosticar la endometriosis que, por ejemplo, estará próximamente disponible en Francia.

El uso de la prueba de saliva se limitará a las mujeres que aún presentan dolor pélvico, a pesar de la amenorrea inducida por el tratamiento hormonal y de la ausencia de lesiones observables en las imágenes, indicó el Dr. Philippe Descamps del Centre Hospitalier Universitaire d’Angers, en Angers, Francia, vicepresidente de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, durante una conferencia de prensa organizada con motivo del congreso.[1]

«Esta no es una prueba de detección», recordó el ginecólogo. Tampoco pretende confirmar un diagnóstico de endometriosis realizado después de la visualización de las lesiones mediante imágenes (ecografía transvaginal o resonancia magnética). «Por otro lado, esta prueba es interesante en las primeras etapas de la endometriosis peritoneal, que a menudo son invisibles en la resonancia magnética».

La endometriosis es una enfermedad ginecológica inflamatoria crónica caracterizada por el crecimiento de fragmentos de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina. Sensibles a los estrógenos y al ciclo menstrual, las lesiones de endometriosis provocan dolor pélvico y pueden provocar infertilidad. Se estima que esta enfermedad, que progresa desde la pubertad hasta la menopausia, afecta entre 5% y 10% de las mujeres en edad fértil.

La fisiopatología de la endometriosis aún no se comprende bien. La patología suele explicarse como consecuencia de una menstruación retrógrada que provocaría que fragmentos del endometrio ascendieran hacia la pelvis, pasando por las trompas de Falopio.

Desarrollado por la start-up francesa Ziwig, la prueba Endotest® consiste en analizar, a partir de una muestra de saliva, 109 microARN implicados en la fisiopatología de la endometriosis. Estos biomarcadores que constituyen una firma de la endometriosis están particularmente relacionados con la inflamación, la inmunidad y la proliferación celular.

Reducir el error diagnóstico

Un primer estudio publicado en 2022 reveló resultados prometedores con esta prueba para el diagnóstico de la endometriosis, que mostró una sensibilidad («tasa de verdaderos positivos») de 96%. Su interés se confirmó recientemente en el estudio EndomiRNA Saliva Test, que también reveló una especificidad (tasa de verdaderos negativos) de 95% en los primeros 200 pacientes participantes.[2]

Aún no se conocen los resultados finales, pero la prueba ya está disponible en 12 países. En Francia, la autoridad regulatoria (Haute Autorité de Santé) está debatiendo para definir su lugar en el manejo de la endometriosis y su reembolso. «Esperamos tener una respuesta antes de finales de 2023″, expresó el Dr. Descamps en la edición francesa de Medscape.

  31 octubre 2023| Fuente: Medscape Tomado de Noticias Médicas

 

Una investigación muestra evidencias de que las neurotrofinas y sus receptores pueden servir para desarrollar tratamientos analgésicos para el dolor por endometriosis.
La endometriosis se caracteriza por la presencia de tejido endometrial fuera del útero, normalmente depositado en ovarios, en las trompas de Falopio y en el tejido que recubre la pelvis. Se estima que afecta a entre el 5 y el 10% de las mujeres en edad fértil, en quienes puede causar dolor intenso e infertilidad.

endometriosis

Si bien hay diversos fármacos indicados para el dolor asociado a la endometriosis, no siempre son suficientes. Un grupo de investigadores encabezado por Robert Taylor, del Departamento de Ginecología y Obstetricia y de Patología de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, ha estudiado una potencial vía de desarrollo de nuevos medicamentos.

“La endometriosis es común y compleja, y probablemente se desarrolla por múltiples mecanismos etiológicos. Por tanto, se necesitan múltiples dianas terapéuticas. En las últimas cinco décadas la estrategia se ha centrado en aproximaciones quirúrgicas y endocrinológicas. Fármacos nuevos, dirigidos a bloquear la neuroinflamación pueden ser futuras y prometedoras intervenciones en el dolor asociado a endometriosis”, expone Robert Taylor.

Hace más de 80 años que los médicos conocen la presencia de fibras nerviosas en el útero humano, pero su vinculación con el dolor en la endometriosis es más reciente.
Neuronas en tejido endometrial

En este trabajo se han buscado biomarcadores neurales en biopsias de tejido endometrial obtenidas de ocho mujeres sometidas a histerectomía (cuatro pacientes con endometriosis; cuatro sin endometriosis).

La inmunohistoquímica confirmó la presencia de neuronas en el tejido endometrial humano, y las células estromales endometriales aisladas expresaron neurotrofinas y sus receptores. Se analizaron muestras de líquido peritoneal de 14 participantes con endometriosis y 26 participantes sin endometriosis.
Interleucina 1β

Así, los investigadores del estudio, que se acaba de publicar en The American Journal of Pathology, postulan una nueva diana terapéutica que se encuentra regulada por la vía de señalización de la interleucina 1β (IL-1β) a través de la cinasa c-Jun N-terminal (JNK).

En la investigación muestran que gran parte de los mediadores dominantes de la inflamación, el crecimiento nervioso y la sensación de dolor se comunican sobre todo a través de una vía de señalización selectiva de la vía JNK.

Nuevo estándar terapéutico de primera línea en endometrio avanzado o recurrente
Desarrollan un atlas celular detallado de la endometriosis
Un nuevo modelo de IA ayuda a predecir riesgo de recaída en endometrio de bajo grado temprano

Se trata de una vía, como se explica en el trabajo, implicada en la regulación de las neurotrofinas, un tipo de proteínas específicas del sistema nervioso central y periférico.

La consecuencia más significativa que se desprende del hallazgo es la posibilidad de desarrollar fármacos dirigidos a esa vía como una nueva estrategia para frenar el dolor pélvico asociado a la endometriosis.
Nuevos tratamientos dirigidos

«Nuestra investigación y la de otros investigadores sientan las bases para identificar nuevos fármacos que bloqueen los estímulos dolorosos que emanan de la pelvis al cerebro, abriendo oportunidades para mejorar los síntomas y la calidad de vida de las mujeres que no están bien atendidas por los limitados tratamientos disponibles en la actualidad. Los fármacos del futuro dirigidos específicamente contra JNK, pero que no interfieren en la producción de hormonas ováricas, podrían sustituir a los actuales agentes disruptores hormonales, muchos de los cuales presentan perfiles de efectos secundarios adversos”, afirma el autor principal.

8 agosto 2023 (Diario Médico)

  • Noticias por fecha

    marzo 2024
    L M X J V S D
    « feb    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración