Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn) han demostrado la presencia del receptor GPR55 en tejidos humanos, correlacionando además el sistema LPI/ GPR55 con la obesidad, ya que los pacientes que sufren esta enfermedad presentan niveles más altos tanto del LPI como de su receptor.

El trabajo se publica en Diabetes (doi:10.2337/db11-0649).

Se abre así un nuevo campo de batalla contra la obesidad. El receptor GPR55 es una proteína descubierta hace doce años en cerebro, bazo y tejido adiposo de animales. Esta es la primera vez que se identifica en tejidos humanos -depósitos de grasa subcutánea y visceral e hígado-.

Según el investigador que ha coordinado el estudio, Rubén Nogueiras, de la Universidad de Santiago de Compostela, “los resultados indican que los niveles circulantes de LPI (l-alfa-lisofosfatidilinositol) y la expresión de GPR55 en la grasa de los sujetos obesos están incrementados en comparación con los voluntarios delgados. Pero solo el GPR55 localizado en la grasa visceral está asociado a la diabetes mellitus tipo 2″.

Señala además que “es interesante que las correlaciones entre los niveles de la expresión de GPR55 en la grasa visceral y el peso, el IMC y porcentaje de grasa corporal sean más fuertes en mujeres que en hombres”. Dichos resultados “muestran que en los explantes procedentes del tejido graso visceral se dispararon los niveles de los genes que promueven la lipogénesis o acumulación de grasas, mientras que en los obtenidos a partir de grasa subcutánea hemos encontrado que evocan respuestas menores, lo que sugiere que el GPR55 es particularmente importante en la grasa visceral, que es un depósito graso muy ligado a las alteraciones metabólicas”.

A pesar de su amplia distribución, la función fisiológica del GPR55 en vivo sigue siendo desconocida. Además de este trabajo, los investigadores del Ciberobn han publicado recientemente que dicho receptor juega un importante papel en la liberación de insulina y la regulación de la ingesta en animales de experimentación.

El estudio se llevó a cabo en dos cohortes independientes. La primera se conformó con 95 sujetos caucásicos entre voluntarios sanos y pacientes de la Clínica Universidad de Navarra a los que se les extrajo tejido adiposo visceral y subcutáneo (en operación de hernia de hiato a los delgados y durante cirugía gástrica a los obesos mórbidos) y se midieron sus niveles de expresión génica hepática de GPR55.

Dado el interés de los datos obtenidos, se llevó a cabo otro estudio solo de grasa visceral, que se obtuvo en el Hospital Doctor Josep Trueta, de Gerona, de 64 pacientes sometidos a cirugía bariátrica. Todas las muestras obtenidas se clasificaron en función de si el individuo presentaba una glucosa normal, de tolerancia alterada o diabetes mellitus tipo 2, estableciendo tres grupos de análisis de pacientes obesos, y se estudiaron utilizando técnicas de biología molecular y análisis de proteínas y técnicas fisiológicas llevadas a cabo en el laboratorio.
marzo 15/2012 (Diario Médico)

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu acceden al texto completo del artículo a través de Hinari.

José María Moreno-Navarrete,  Victoria Catalán,  Lauren Whyte,  Adenis Díaz-Arteaga,  Rafael Vázquez-Martínez, Fernando Rotellar, et. al. The l-a-Lysophosphatidylinositol/GPR55 System and Its Potential Role in Human ObesityDiabetes, febrero 2012, 61:281-291.

marzo 16, 2012 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Endocrinología | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración