Especialistas señalan que con los nuevos criterios de clasificación y la utilización de la resonancia magnética el diagnóstico tendrá una demora mucho menor.

El jefe de la sección de Reumatología del Hospital de Bellvitge en Barcelona, el doctor Xavier Juanola, ha reconocido que el diagnóstico de la espondilitis anquilosante puede retrasarse hasta 8 años después de la aparición de los primeros síntomas y, en este sentido, ha destacado el papel que juega la resonancia magnética.

“Cuanto mayor sea la demora diagnóstica más evolucionada estará la enfermedad y habrá un mayor daño estructural con neoformación ósea que es la responsable de la anquilosis”, ha precisado Juanola.

A juicio de este experto, la resonancia magnética ha supuesto una aportación “importantísima” en el diagnóstico de las espondiloartritis. “Es una técnica de imagen que permite un diagnóstico mucho más precoz que la radiografía simple o incluso que la tomografía computerizada y es muchísimo más específica y sensible que la gammagrafía para determinar el grado de inflamación”, ha explicado.

En concreto, ha reconocido que, con la radiología simple, la demora diagnóstica para la espondilitis anquilosante era de unos ocho años y con los nuevos criterios de clasificación de espondiloartritis y la utilización de la resonancia magnética “el diagnóstico tendrá sin duda una demora mucho menor”.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica que puede afectar a cualquier articulación y, con el tiempo, puede dar lugar a una incapacidad permanente. Por lo que, los reumatólogos consideran muy importante la detección precoz y el diagnóstico correcto para disminuir la carga de la enfermedad y reducir la discapacidad.

“Uno de los mayores problemas para identificar a estos pacientes en la etapa precoz es precisamente la falta de signos y síntomas patognómicos o característicos. Por ejemplo, en la espondilitis anquilosante axial el síntoma principal es el dolor de espalda, muy común en la población en general. Lo importante es la sospecha en pacientes jóvenes, normalmente menores de 45 años, que se quejan del dolor de espalda persistente”, ha explicado la doctora Helena Marzo-Ortega, del Servicio de Reumatología del hospital Leeds de Reino Unido.

El principal problema en los casos de diagnostico tardío es que el tratamiento con terapias biológicas no empieza hasta que el proceso inflamatorio está muy avanzado y ha podido causar deformidad estructural no solo de la columna vertebral sino en articulaciones periféricas como las caderas.
abril 20/2012 (Jano)

abril 28, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Reumatología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    abril 2012
    L M X J V S D
    « mar   may »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración