Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que previamente han amamantado a sus bebés presentan un 30 % menos de riesgo global de enfermedad recurrente, según muestra un estudio de Kaiser Permanente. Los autores concluyen que el efecto protector de la lactancia materna fue más pronunciado para los tumores de determinados subtipos genéticos, incluyendo el más comúnmente diagnosticado.

cancer-de-mama2-e1440154945398En el trabajo, publicado en Journal of the National Cancer Institute, participaron 1 636 mujeres con cáncer de mama que completaron un cuestionario que incluía la historia de la lactancia materna. Se obtuvieron datos médicos adicionales de revisión de expedientes médicos y de Kaiser Permanente Health Connect, un registro electrónico integral de salud. “Se trata del primer estudio conocido que examina el papel de la historia de lactancia materna en la recurrencia del cáncer y por subtipo de tumor”, destaca la autora principal, Marilyn L. Kwan, de la División de Investigación de Kaiser.

Los investigadores encontraron beneficios de la lactancia materna en las mujeres que fueron diagnosticadas con el subtipo luminal A de cáncer de mama, mientras que no se observaron asociaciones significativas para aquellos con otros subtipos. Los tumores luminales A incluyen los tumores de mama de receptores de estrógeno positivos (ER+), que son los más comúnmente diagnosticados de todos los cánceres de mama y son menos propensos a la metástasis, tratables con la terapia hormonal y que generalmente tienen mejores resultados.

Además de la disminución del riesgo de recurrencia del cáncer de mama, las mujeres que amamantaron también presentaban un 28 por ciento menos probabilidades de morir de la enfermedad. Se plantean una serie de posibles explicaciones de por qué la lactancia materna podría estar asociada con un mejor pronóstico una vez que una mujer es diagnosticada con cáncer de mama.

“Las mujeres que amamantan tienen más probabilidades de desarrollar el subtipo luminal A de cáncer de mama, que es menos agresivo, y la lactancia puede configurar un entorno molecular que hace que el tumor sea más sensible a la terapia antiestrógeno”, sugiere Kwan. Pero no está del todo claro por qué las mujeres que amamantan desarrollan tumores menos agresivos.

“La lactancia materna puede aumentar la maduración de las células ductales en el pecho, que los hace menos susceptibles a los carcinógenos o facilitar la excreción de sustancias cancerígenas, y dar lugar a tumores de crecimiento más lento”, señala otro de los principales autores, J. Bette Caan, científico de alto nivel de la División de Investigación de Kaiser Permanente.

Está bien establecido que la lactancia materna es ideal para los bebés, según Kwan, y la investigación está mostrando que también tiene beneficios para las madres. “De hecho, la protección fue aún más fuerte para las mujeres que tenían una historia de la lactancia materna durante seis meses o más”, concluye este experto.

julio 25/ 2020 (PL).Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

julio 26, 2020 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Especialidades, Ginecología y Obstetricia, Neoplasias, Oncología, Sexología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración