Un estudio realizado con población holandesa y presentado en el congreso de la ERS, en Madrid, advierte de un uso excesivo de los corticosteroides entre ciertos enfermos con asma.

Un tercio de los enfermos con asma grave están tomando dosis nocivas de esteroides orales, según un estudio sobre varios miles de personas en los Países Bajos, presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Aparato Respiratorio (ERS), celebrado recientemente en Madrid.

La mayoría de estos enfermos podrían evitar los esteroides orales si mejoraran su adherencia a sus otros medicamentos para el asma, así como la técnica de inhalación, ha afirmado Katrien Eger, la investigadora principal. Asimismo, solo la mitad de los enfermos que podrían recibir el tratamiento con nuevos medicamentos biológicos para el asma lo hacen.

Eger, neumóloga en el Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, ha expuesto durante el congreso que los enfermos con asma que usan altas dosis de esteroides orales corren el riesgo de sufrir efectos adversos graves como diabetes, osteoporosis e insuficiencia suprarrenal.

Nuestros hallazgos muestran que muchos enfermos con asma grave están tomando dosis peligrosamente altas de esteroides orales. Cada receta de esteroides orales debe alertar a los médicos para evaluar la adherencia a las terapias inhaladas y las técnicas de inhalación en estos enfermos. Además, ahora que hay un número creciente de medicamentos biológicos para el asma, disponibles que evitan la necesidad de esteroides, los médicos deben iniciar el tratamiento biológico en aquellos enfermos donde se indique.

Eger y sus colegas analizaron información de una base de datos de farmacias de 500 500 habitantes holandeses para identificar a enfermos que usaban altas dosis de corticosteroides inhalados (500 microgramos o más al día) más agonistas beta de acción prolongada, y que fueron identificados como asmáticos graves según la Iniciativa Global para el Asma (GINA). La base de datos también contenía información sobre el uso de esteroides orales (cortisona). Los investigadores enviaron cuestionarios a 5 002 de estos enfermos y luego analizaron los 2 312 que recibieron. La información de la base de datos de farmacias les permitió recopilar información sobre el uso de esteroides orales y la adherencia a la medicación. Los farmacéuticos evaluaron la técnica del inhalador en una muestra de los enfermos.

En el cuestionario se interrogó sobre el historial médico, incluidas otras enfermedades, así como el diagnóstico y control del asma y el historial de tabaquismo. Si las recetas se adquirieron al menos en un 80 % de las ocasiones, los enfermos se consideraron cumplidores con la medicación.

Descubrimos que el 29 % de los enfermos con asma que usaban altas dosis de esteroides inhalados también tomaban dosis peligrosamente altas de esteroides orales, ha destacado Eger. De estos enfermos, el 78 % tenía una adherencia deficiente a la medicación inhalada o una técnica de inhalación incorrecta. Por lo tanto, estos problemas deben abordarse primero en estos enfermos antes de considerar el tratamiento biológico. El 22 % restante son candidatos a recibir los medicamentos biológicos.

Si extrapolamos nuestros resultados de la base de datos a la población holandesa en general, esto significaría que hay alrededor de 6 000 enfermos con asma grave que son candidatos para el tratamiento biológico: el 1,5 % de la población total de enfermos con asma. Pero menos de la mitad, el 46 %, lo está recibiendo actualmente. Esto muestra que existe la posibilidad de reducir sustancialmente el uso excesivo de esteroides orales, ha concluido.

Eger ha reconocido que su investigación no mostró por qué tantos enfermos estaban consumiendo en exceso esteroides orales, mientras que muy pocos estaban recibiendo tratamientos biológicos, pero las razones podrían ser que los enfermos no consultan a sus médicos y que, cuando lo hacen, estos no los evalúan a fondo o no los identifican como candidatos para el tratamiento biológico.

El profesor Guy Brusselle, de la Universidad de Gante, Bélgica y presidente del comité científico de la ERS, ha comentado sobre este trabajo que los corticosteroides orales son un medicamento importante para el tratamiento agudo de los brotes de asma de moderados a graves; reducen la inflamación en las vías respiratorias de los enfermos y les ayudan a respirar mejor, reduciendo el riesgo de ingreso hospitalario. No obstante, sabemos que un sobretratamiento con estos fármacos puede resultar dañino a la a la larga. Los tratamientos alternativos, como la terapia biológica, puede ser una forma de reducir a largo plazo el uso de corticosteroides orales, a la vez que mejorar las técnicas de inhalación y la adherencia a otros medicamentos contra el asma.

octubre 03/2019 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración