Un pequeño estudio clínico, en Science Translational Medicine, confirma la viabilidad y seguridad de esta estrategia terapéutica en tumores sólidos.

glioblastomaUn ensayo clínico preliminar muestra que la infusión de linfocitos T-CAR -células T quiméricas, que se modifican para que expresen receptores antigénicos contra el cáncer- se tolera bien en pacientes con glioblastoma. Los hallazgos, que ya se presentaron en la reunión americana del cáncer ASCO hace dos años, podrían expandir el empleo de estos tratamientos basados en linfocitos T-CAR a los tumores sólidos, además de los hematológicos donde se estudian intensamente.

El glioblastoma es la forma más agresiva de tumores gliales, con una supervivencia media de entre 15 y 18 meses. Un 30 por ciento de los glioblastomas albergan mutaciones que originan la expresión de la proteína EGFRvIII en la superficie de las células tumorales. Eso es lo que los científicos Donald O’Rourke y Carl June, de la Universidad de Pensilvania, han aprovechado para diseñar las células T-CAR, según exponen en Science Translational Medicine.

Los investigadores reclutaron a diez pacientes con glioblastoma recurrente, que expresaban EGFRvIII, y diseñaron las células T-CAR para cada uno de los enfermos. Es importante destacar que ninguno de los participantes presentó signos de toxicidad inesperada tras recibir la infusión intravenosa de los linfocitos. En uno de los pacientes, la enfermedad se estabilizó durante los 18 meses siguientes, una respuesta que permanece hoy. Siete enfermos necesitaron neurocirugía, lo que permitió a los científicos investigar los cambios en el microambiente tumoral después del tratamiento. Así observaron que una pequeña fracción de las células T originariamente infundidas lograron penetrar en el glioblastoma; sin embargo, los tumores también comenzaron a producir grandes cantidades de señales inmunosupresoras en respuesta.

Los autores consideran que aunque este estudio es demasiado pequeño para discernir el beneficio clínico, la fabricación de linfocitos T-CAR es factible y su administración segura para los pacientes con este tumor.

No obstante, la investigación ha identificado dos obstáculos que habrá que superar para expandir el tratamiento: por un lado, la expresión de EGFRvIII en los pacientes es muy variable y además, como comprobaron en las intervenciones quirúrgicas al estudiar el microambiente tumoral, algunas células T-CAR provocaron una reacción inmunosupresora.

“Es un ensayo en fase inicial, pero nos alienta el hecho de que las células entraron en el cerebro, proliferaron y redujeron el nivel de antígeno con muy poca toxicidad para los pacientes”, dice O’Rourke. “Podemos construir sobre esto una opción terapéutica para estos pacientes, nos da pistas sobre qué hacer a continuación”.
julio 28/2017(diariomedico.com)

julio 29, 2017 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Neoplasias, Neurología, Oncología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    julio 2017
    L M X J V S D
    « jun   ago »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración