Dos ensayos clínicos presentados en el Congreso del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP), que se celebra en Viena, muestran mejoras cognitivas en pacientes con depresión o trastorno bipolar tras la administración de eritropoyetina (EPO).

Un equipo dirigido por Kamilla Miskowiak, de la Universidad de Copenhague, ha evaluado la función cognitiva de 79 pacientes, a 40 de los cuales se les administró EPO durante 9 semanas y a los otros 39, un placebo. Constataron que aquellos individuos que habían tomado la hormona alcanzaron mejores resultados en una batería de test cognitivos centrados en aspectos como la memoria verbal, la capacidad de atención y la habilidad para planificar. Además, estas mejoras se mantenían durante al menos seis semanas una vez finalizado el tratamiento, que fue el máximo seguimiento al que llegaron los ensayos.

«Los pacientes tratados con EPO mostraron una mejora cognitiva cinco veces superior que la de los que recibieron placebo», ha explicado Miskowiak. Los primeros mejoraron un 11 %, mientras que los segundos sólo un 2 %

 Además, los investigadores apreciaron que quienes más se beneficiaron del tratamiento con EPO fueron los pacientes que partían de peores resultados en los test neuropsicológicos.

«Necesitamos estudios más grandes para confirmar los efectos que hemos visto. La EPO ya se usa en la clínica, por lo que sabemos bastante sobre su seguridad. Aunque generalmente es segura si se controlan los niveles de eritrocitos de forma regular, hay que tener en cuenta que en algunos grupos de individuos el riesgo de trombosis es muy elevado, como en los fumadores o en quienes tienen antecedentes alteraciones de la coagulación», ha afirmado la experta.

Eduard Vieta, jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínico de Barcelona y tesorero de la ECNP, ha comentado que los resultados de este estudio, aunque son preliminares «dan esperanza a aquellas personas que sufren trastornos del estado del ánimo asociados a síntomas neurocognitivos.

Esos síntomas se reconocen en la actualidad como parte central de los trastornos afectivos y no son adecuadamente controlados por el arsenal terapéutico disponible, a pesar de que están íntimamente relacionados con objetivos clínicos relevantes como la posibilidad de volver al trabajo».

El estudio que se acaba de presentar en el congreso que se celebra en Viena se publicó en el número de agosto de European Neuropsychopharmacology.

septiembre 23/ 2016 (Diario Médico)

septiembre 24, 2016 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Hematología, Investigaciones | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2016
    L M X J V S D
    « ago   oct »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración