El especialista Juan Carlos Pérez Barba indicó que además de aumentar las posibilidades de desarrollar un cáncer ginecológico, el hábito de fumar acelera hasta tres años los síntomas de la menopausia.

El encargado de la Clínica de Climaterio y Osteoporosis del IMSS en Jalisco añadió que en las mujeres mexicanas los ovarios dejan de producir estrógeno alrededor de los 48 años de edad, fenómeno que da lugar a la menopausia.

Agregó que esta tendencia se precipita hasta tres años en aquellas pacientes que consumen tabaco debido a los efectos nocivos de cientos de componentes químicos sobre el organismo, concentrados todos en cada cigarro.

«Es cierto que debido a ciertos factores, sobre todo los de tipo hereditario, la menopausia puede ocurrir entre los 40 y 55 años de edad, pero en una persona que no tiene un antecedente genético, lo que la pone en riesgo de entrar de manera prematura al climaterio, es decir a la serie de cambios que rodean a la menopausia, es el consumo de tabaco».

Explicó que no sólo se presentan síntomas «evidentes, con los ya muy conocidos bochornos o calores, cambios de ánimo, dolores de cabeza, insomnio, sequedad en piel y mucosas y aumento de peso (al menos 10 kilos durante los cinco años posteriores a la menopausia), sino otros de índole interno que por seguridad de la paciente deben controlarse».

«Dentro del cuerpo se gestan muchos cambios porque el estrógeno regula múltiples funciones sistémicas, al grado de que la mujer en esta etapa de la vida tiene mayor riesgo de desarrollar diabetes, presión alta, Alzheimer, problemas de tiroides, colesterol elevado y de fallecer a causa de un infarto, por eso es fundamental que asistan oportunamente a control médico», afirmó.

Manifestó que la tercera parte de la existencia de una paciente transcurre en la menopausia, si se toma en cuenta que la esperanza de vida es de 78 años.

«Detectar a tiempo la menopausia es fundamentar para tratarla de manera oportuna, evitar complicaciones y darle a la paciente una buena calidad de vida».

Detalló que el tratamiento médico requiere un análisis general del estado de salud de la persona, en el que se mide la efectividad del funcionamiento metabólico, óseo, de hígado, tiroides y ovarios.

«Además es necesario realizar mamografías, los resultados determinarán el tipo de tratamiento que seguirá la paciente y por cuánto tiempo, pero debe evitar en todo momento hábitos nocivos como el tabaco», afirmó.

diciembre 27/ 2015 (Notimex).- Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

diciembre 29, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Ginecología y Obstetricia, Neoplasias, Oncología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2015
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración