Un grupo de investigadores halló cierta evidencia de que mantener a los bebés alejados de la leche de vaca ayudaría a prevenir la diabetes mellitus tipo 1 en los niños con riesgo heredado de desarrollar la enfermedad.
Aunque los menores deberán ser seguidos por años para asegurar este resultado, los expertos finlandeses hallaron evidencia indirecta de que dar a los bebés una fórmula especial podría ayudarlos.
El estudio con 230 bebés de Finlandia que dejaron de tomar leche materna fue una prueba preliminar del tratamiento. Además, se está realizando una investigación más amplia con 2160 bebés en 15 países, de la cual se espera obtener una respuesta definitiva para el 2017.
La meta es prevenir la diabetes mellitus tipo 1, que suele aparecer en la infancia y requiere un control cuidadoso de por vida, incluidas inyecciones regulares de la hormona insulina, que controla la glucosa. Se cree que la condición aparece cuando el sistema inmune del cuerpo ataca por error las células productoras de insulina en el páncreas, lo que genera problemas con los niveles de azúcar en sangre.
Esta investigación incluyó a bebés que solo tomaron la fórmula cuando no había leche materna disponible. En lugar de una fórmula estándar en base a leche de vaca, casi la mitad de los niños recibió un producto especial en el que las proteínas halladas en la porción de caseína de la leche se habían desglosado en componentes muy pequeños para activar el sistema inmune, un proceso llamado hidrólisis.
Los resultados del estudio piloto, publicados en la New England Journal of Medicine (NEJM), mostraron que los bebés alimentados con esta formula hidrolizada eran menos propensos a desarrollar los anticuerpos característicos que se cree que “allanan el camino” a la diabetes mellitus.
\”Nuestros resultados indican que sería viable una intervención alimentaria preventiva apuntada a disminuir el riesgo de diabetes mellitus tipo 1\”, destacaron los investigadores, dirigidos por el doctor Mikael Knip, de la Universidad de Helsinki, Finlandia.
Los niños que recibieron la leche de vaca eran dos veces más proclives que los otros bebés a desarrollar uno o más anticuerpos vinculados con la diabetes mellitus. Estos anticuerpos pueden tardar entre tres meses y diez años en aparecer.
No obstante, el estudio piloto no fue lo suficientemente prolongado como para saber si evitar el consumo de leche de vaca reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad. Un 8% de los receptores de esa leche desarrollaron diabetes mellitus tipo 1, comparado con un 6% de los niños que tomaron la fórmula especial, una diferencia poco significativa en términos estadísticos. \”No esperamos un 100% de prevención de la enfermedad clínica\”, advirtió Knip.
Todos los bebés del estudio piloto, y los que participan en la investigación más amplia, tienen una susceptibilidad genética a la condición y poseen al menos un miembro de la familia con diabetes mellitus tipo 1. El seguimiento es por diez años.
Finlandia presenta una de las mayores tasas de diabetes mellitus tipo 1 del mundo, con 64 nuevos casos anuales por cada 100 000 chicos menores de 15 años.
Boston, noviembre 11/2010 (Reuters)

noviembre 13, 2010 | Lic. Sandra Rodríguez García | Filed under: Enfermedades crónicas no trans., Enfermedades Nutricionales, Nutrición, Pediatría | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2010
    L M X J V S D
    « oct   ene »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración